El síndrome del impostor puede dañar tu vida

Sentir que gracias a la “suerte” has logrado éxito en tu desarrollo laboral, puede ser síntoma del denominado “Síndrome del Impostor”, que se asocia a una incapacidad de reconocer logros propios y a una sensación de falsedad frente al resto.

“La sensación permanente de que realmente no tengo tantas capacidades intelectuales o que el azar me ha acompañado a lo largo de mi desarrollo profesional”, son algunos de los síntomas que Lissette Provoste, psicóloga y gerenta de Cultura y Desarrollo Organizacional de Trabajando.com, describe para identificar el denominado “síndrome del impostor”, fenómeno sicológico que según la Universidad Nacional Autónoma de México ha llegado a afectar al 70% de la población mundial y que han padecido reconocidas figuras como Emma Watson y Michelle Obama.

¿En qué consiste y cómo identificarlo? Diversos estudios explican que las personas que padecen este síndrome presentan “una alta exigencia en términos laborales o académicos, son muy responsables y esta exigencia se traslada a otros ámbitos de la vida, como sus relaciones de pareja o familiares, entonces, constantemente se esfuerzan por estar a la altura de las supuestas exigencias o expectativas de los demás, lo que, por supuesto, resulta extenuante”, señala Provoste.

En ese sentido, afirma que “querer cumplir siempre un estándar determinado, hace que la persona sienta que será descubierta en su supuesta falsedad, provocando una hiperdedicación a sus tareas”.

Por tal razón, “fortalecer la autoconfianza, ser consciente de las propias capacidades y que los empleadores entreguen constantemente retroalimentación a sus colaboradores respecto de sus tareas, es clave para combatir este fenómeno, que a veces incluso, nos puede llevar a la inacción en determinados momentos”, explica la gerenta de Trabajando.com

La psicóloga señala que esta afección es más recurrente en mujeres, pero los hombres no están exentos de sufrirla y nos entrega 4 tips para combatirla:

No le temas al fracaso, “porque éste forma parte de la vida y nos entrega crecimiento”. Reconoce que siempre serás un experto (a) para alguien, “puede ser que una tarea te resulte tan fácil, que creas que todos pueden, pero debes reconocer que ese es tu talento”.
Valórate y no te compares, “siempre habrá alguien con mayores o menores capacidades que tú y la comparación solo lleva a una constante insatisfacción”. Acepta los halagos y revívelos de vez en cuando. “Mantener una lista de comentarios positivos, que puedas repasar, te hará inmediatamente salir de la negatividad”, aseguró Provoste.

Fuente: Camila Lopez camilalopez@vitalcomunicaciones.cl

Siguiente Anterior