Iniciativa social busca hacer visibles a personas que aporten desinteresadamente en su comunidad

Iniciativa social busca hacer visibles a personas que aporten desinteresadamente en su comunidad
  • “Buscamos nuevos héroes que dan todo sin esperar nada a cambio. Hagamos visibles a héroes invisibles”, es la consigna con la que Caja Los Héroes, saldrá en la búsqueda de los Nuevos Héroes de Chile.

“Nuevos Héroes” se encuentra en la cuenta regresiva para las postulaciones de aquellas personas que realizan un aporte extraordinario a sus comunidades a través de acciones desinteresadas y que, hasta ahora, caminan entre nosotros en el anonimato. Esta iniciativa social busca reconocer a esas personas de todo Chile que realizan un aporte extraordinario a sus comunidades a través de acciones desinteresadas.

El lunes 14 de noviembre es la fecha límite para postular a esos nuevos héroes que dan todo sin esperar nada a cambio; además es un proceso muy simple que puede hacerse en el sitio web www.nuevosheroes.cl o bien a través de las 160 sucursales de Caja Los Héroes a lo largo del país.

Las historias que postulen serán revisadas y seleccionadas por un jurado - compuesto por autoridades, líderes de los ámbitos social y comunicacional, además de ganadores de versiones anteriores- que definirá a 3 finalistas que representarán tres categorías diferentes (zona norte, zona central y zona sur*) y elegirán al Nuevo Héroe 2022. La invitación es a ser parte de esta iniciativa y reconocer a ese héroe invisible, para que se transforme en visible.

Aurora Ubeira, quien hace 11 años creó la agrupación “Amigos y cuidadores de postrados de El Quisco”, obtuvo el primer lugar de esta iniciativa en el año 2021 que busca “hacer visibles a héroes invisibles”. La decisión estuvo en manos de un jurado compuesto por autoridades, periodistas y líderes sociales, que escogieron tres finalistas de las zonas norte, centro y sur del país.

“Amigos y cuidadores de postrados de El Quisco” nació de la historia personal que vivió Aurora Uberia, de 76 años. En 2009, su marido sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) que lo dejó postrado en cama, con movilidad reducida y cuidados especiales. Aurora se dedicó a cuidar a su marido día y noche hasta su fallecimiento. Esta vivencia la motivó a agruparse con otros familiares de pacientes postrados y crear la agrupación que cuenta con staff de “cuidadoras de respiro”, que permiten a los permanentes un tiempo de descanso.

Fuente: Paula Campos (simplicity.com)

Siguiente Anterior