Manipulación y el poder de las emociones

Agencias publicitarias, políticos y redes sociales hacen uso de las emociones para manipularnos. Así tratan de engañar a nuestra mente e influir en nuestras decisiones de forma desapercibida.

Operan como experimentados magos que logran dirigir nuestra atención y nuestros pensamientos de tal forma que sus trucos acaban triunfando. Esta técnica se ha convertido ahora en una rama de la psicología. Ya no se trata de trucos, sino de refinados mecanismos para que nuestras emociones engañen a nuestra mente en el momento de tomar una decisión.

Estos hallazgos ahora se aplican en el denominado neuromarketing. Clientes de prueba realizan su compra mientras se miden y registran sus ondas cerebrales. Este método ofrece información sobre conductas de compra y las posibilidades de potenciarlas a través de la publicidad. El arsenal de métodos neurocientíficos ofrece nuevas posibilidades, pero también peligros.

Estas técnicas se vuelven aún más agresivas en la comercialización de películas y en los anuncios publicitarios. Aquí los investigadores de mercado trabajan junto con neurólogos para probar la eficacia de un anuncio publicitario en tiempo real.

Los actores políticos también han comenzado a emplear estas estrategias para influir en la opinión pública. El pionero en aplicar estos cuestionables métodos es China, donde el Estado ejerce un riguroso control social.

Este documental es un viaje que adentra a los espectadores en el complejo mundo emocional de los humanos y su funcionamiento.



Fuente: DW Documental

Siguiente Anterior