Comedor de iglesia "San Leopoldo Mandic" recibe almuerzo solidario

Por más de 3 décadas, el comedor abierto “Mateo 25” de la Iglesia San Leopoldo Mandic”, ha brindado almuerzos a personas en situación de calle, adultos mayores y familias vulnerables del sector de Rahue Alto.

La iniciativa, fundada por el sacerdote Remo Pistrin Bertucci de la Orden Los Hermanos Menores Capuchinos, hoy atiende a más de 60 personas y está todo el año abierta a recibir aportes de la comunidad.

En el marco de su semana aniversario, y al igual que años anteriores, funcionarios de Clínica Alemana Osorno brindaron este jueves (20 de octubre) un “almuerzo especial” a los miembros del comedor “Mateo 25”, institución que junto a su personal apadrina anualmente a este comedor desde hace más de 20 años.

De acuerdo al sacerdote capuchino y párroco de la Iglesia San Leopoldo Mandic, Maximiliano Llancafilo, “este jueves llegaron alrededor de 80 de nuestros “sobrinos” para asistir a este almuerzo especial que es preparado y servicio por los funcionarios de la Clínica, siempre en el penúltimo día de su semana aniversario. Para quienes asisten a este comedor, es uno de los eventos del año porque no sólo pueden comer algo distinto sino también, lo hacen acompañados de música y números artísticos. Es una jornada muy bonita y que ellos y nosotros agradecemos enormemente”, indicó.

Característica de comedor abierto

Sobre cómo funciona éste comedor, el religioso comentó que, “a este comedor llega mayoritariamente adultos mayores de bajos recursos y personas en situación de calle, también lo hacen familias con niños. Aquí almuerzan de lunes a viernes, a las 16:00 hrs. y son atendidos diariamente por 3 voluntarias de nuestra parroquia. Es una obra que se inició hace más de 30 años por uno de los antiguos párrocos de esta Iglesia, el hermano capuchino, Remo Pistrin Bertucci”, relató.

En cuanto a la mantención de esta obra, el párroco comentó que, “los alimentos los recolectamos a través de donaciones de nuestra propia comunidad y de instituciones como la Clínica, que con su personal nos brinda todo el año alimentos, gas y artículos de aseo”, indicó.

El sacerdote capuchino, agregó que, “toda la ayuda siempre es bienvenida porque así como disminuye, también hay periodos en que aumenta el número de personas que asisten a este comedor, que lleva por nombre “Mateo 25” en honor a dicho evangelio. El, nos habla de cómo nuestro señor Jesús, valora cuando se da abrigo y alimento al que sufre, al pobre, al que está desamparado, porque ante sus ojos, al ayudar a un hermano que está mal, lo ayudas a él”, manifestó.


Fuente: Yohana Alvarado Julian - yalvaradoj@gmail.com
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario