Falleció el Detective Juan Seoane: “Un protagonista de la historia”

Quizás a algunos no les suene conocido el nombre de Juan Seoane Miranda, detective, nacido en Iquique en 1928, que sin siquiera pensarlo, se hizo protagonista de uno de los hechos más impactantes de la historia nacional.

Comenzó su carrera en los años 50, en los tiempos en que la Pdi tenía otro nombre (servicio de investigaciones), para después trabajar en la otrora oficina de extranjería de Viña del Mar, en la extinta y nostálgica prefectura de ferrocarriles de investigaciones y en la antigua oficina de informaciones, que tenía la sección presidencial, unidad encargada de la custodia del presidente de la República de turno, en ese entonces. En su última destinación, tuvo que enfrentar la pérdida de tres compañeros, que aún se encuentran en calidad de desaparecidos. el jefe de la sección presidencial y dos pilotos de la policía civil, desparecieron en la selva peruana, cuando el avión institucional capotó. ante ello fue designado jefe de la escolta presidencial.

En esta unidad, fue protagonista de los hechos ocurridos el 11 de septiembre de 1973, en el palacio de la Moneda. cuando el Presidente tras dejar en libertad de acción a los representantes, edecanes y custodios de todas las ramas de las fuerzas armadas y de orden, llamó a su despacho al inspector Seoane, jefe de los detectives de la Moneda, a quién le agradeció sus servicios y lo dejó en libertad de acción. no obstante, esta fue la única orden que el detective Seoane desobedeció. le señaló: “Presidente, ¡me quedaré!, es mi deber con usted, con la institución y con mi promesa de servicio!”, entonces el Presidente le respondió: “sabe inspector… siempre supe su respuesta,… pues los viejos robles siempre  mueren de pie…”

allí el inspector Seoane junto a 16 detectives, dejando de lado toda idea política, todos solo con sus respectivas armas de servicio, su placa y su valentía, se enfrentaron a tropas, ametralladoras, francotiradores, tanques, aviones de guerra y bobardeos, haciendo honor a su promesa de servicio de hasta rendir la vida si fuese necesario. allí tuvieron duros enfrentamientos, defendiendo el palacio con sus vidas, no obstante allí finalizó la sección presidencial la moneda de la policía civil, después de resistir heroicamente, por orden del presidente tuvieron que entregarse a las nuevas autoridades, siendo todos detenidos y enviados a un regimiento.

Esta semana nos dejó este desconocido, heroico y leal detective, don Juan Seoane Miranda (QEPD), quién dejando de lado todo pensamiento político, fue un ejemplo de honor, de disciplina y de lealtad.  


Fuente:
Marcelo Ladino
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario