Fidel Espinoza: “Manuka está metida en una situación de la cual no sé cómo va a salir”

El parlamentario recordó que en 2014 fueron esposas de los funcionarios los que se acercaron a él para solicitar su ayuda frente a las malas prácticas de la empresa que hoy se está inflingiendo un daño enorme y que tras ello se llegó a acuerdos con la compañía que “se borran con el codo partir de las recontrataciones de los involucrados en la matanza de terneros que causó un grave daño sicológico a los trabajadores que son las victimas de estas conductas, junto con los animales”.
“Lo que hizo Manuka –recontratar ya sea como empresa o a través de sus accionistas a las dos personas que ella misma señaló como responsables de la matanza de 1.500 terneros a martillazos- es muy doloroso para la región, porque uno quiere que empresas como estas den el ejemplo y era justamente a eso a lo que se habían comprometido en 2014”, señaló esta tarde en entrevista con País Lobo, el diputado del Distrito 25, Fidel Espinoza, quien anunció que esta semana hará formalmente la solicitud para que se cite a declarar al gerente general de la compañía donde fue recontratado el imputado de la causa Gonzalo García, Cristián Swett, y al presidente del Comité de Producción de la misma, Mark Townshend, donde labora Zach Ward, quien se fue del país para no enfrentar a la justicia, hace ya cuatro años.

El parlamentario indicó que la compañía se está infligiendo un daño enorme e hizo un llamado al directorio de la misma a que revisen los procedimientos que está desarrollando su empresa, luego de que se develara por parte de ex trabajadores que la empresa realizó una gran cantidad de inducciones en 2017 –abortos-, práctica que está penada por la ley en Nueva Zelanda, país de origen de la mayor parte de los accionistas de esta compañía que opera en Chile desde 2005.

El parlamentario recordó que en 2014 fueron esposas de los funcionarios los que se acercaron a él para solicitar su ayuda frente a las malas prácticas de la empresa y que tras ello se llegó a acuerdos con la compañía que “se borran con el codo con las recontrataciones de los involucrados en la matanza de terneros que causó un grave daño sicológico a los trabajadores que son las victimas de estas conductas, junto con los animales”.

“No podemos permitir, y así se los dije en 2014, que Manuka opere en Chile con prácticas que no se atreverían a realizar en Nueva Zelanda, porque quizás aquí les seduce la idea de que nadie se va a ir preso –ya que las penas por maltrato animal son más bajas que en el país de origen de los dueños de Manuka-, pero las cosas no deben medirse así, porque la responsabilidad social no es sólo otorgar oportunidades laborales, sino también respetar a la región donde está emplazada. Yo aplaudí el plan de donación de terneros, pero todo eso lo echan por la borda con una torpeza que se origina en la soberbia, porque creyeron que la gente se iba a quedar callada. Hoy están metidos en una situación muy compleja de la cual no sé cómo van a salir”, concluyó Espinoza.
Compartir en Google Plus