Programa FAE El Quillay de Osorno necesita familias

Programa de Coanil, Familias de Acogida Especializada (FAE) El Quillay, Osorno, necesita familias que quieran apoyar a un niño, niña o adolescente de manera transitoria.

Hay realidades tan próximas que a veces somos incapaces de apreciarlas en su real dimensión. En el Chile actEual, cientos de niños, niñas y adolescentes necesitan una familia temporal, que les brinde protección y afecto, debido a que sus propias familias atraviesan situaciones de crisis que no les permiten asumir adecuadamente sus cuidados.

La buena noticia es que también existen formas de ayudar siendo un ciudadano común y corriente. Por ejemplo, a través del Programa de Familias de Acogida Especializada (FAE), dependiente de Fundación COANIL, cuyo principal objetivo es ser una oportunidad transitoria para menores entre 0 y 18 años que han sido separados temporalmente de su núcleo familiar, por orden de un tribunal competente, debido a que sufrieron vulneraciones graves en sus derechos.

Las Familias de Acogida resguardan las necesidades emocionales, de cariño y sentimientos de apego, fundamentales para el desarrollo pleno. De esta forma el niño, niña o adolescente continúa viviendo dentro de una familia y desarrolla un mayor sentido de pertenencia, satisfaciendo sus necesidades básicas y el derecho a vivir, descansar y jugar, en un ambiente sano y feliz.

FAE El Quillay

Actualmente, más de cuarenta niños y niñas integran el Programa de Familias de Acogida Especializada El Quillay, en Osorno. Todos llegan por orden del tribunal debido a que han sido víctimas de vulneración de derechos graves, maltratos, negligencias parentales graves, abusos, etc. “Existe un espectro amplio de dificultades, contexto de pobreza cultural, malos tratos instaurados en algunas familias, que resultan difíciles de romper y están dentro de la resistencia a generar cambios, sumado a las situaciones complejas que atraviesan los niños afectados”, señala Jorge Medina, asistente social y director del Programa FAE El Quillay.

En El Quillay deben velar por el cumplimiento de los derechos de los menores y por otra parte impulsar la reunificación familiar, vale decir, que éstos puedan volver con su familia biológica o de origen. Una labor nada fácil, para la que se necesitan profesionales adecuados y estrategias que permitan abordar situaciones de alta complejidad que involucran a los niños. En el caso de FAE El Quillay, este funciona con un equipo multidisciplinario de profesionales conformado por asistentes sociales, psicólogos, educadores sociales, periodista y secretaria.

Finalmente, Jorge Medina hizo un llamado enfático: “Queremos dar a conocer a la comunidad la importancia social de este programa. Y comunicar que nuestra necesidad más urgente es contar con nuevas familias de acogida. Familias que tengan motivaciones y condiciones, no necesariamente deben ser de clase social alta, sino más bien que demuestren aptitudes parentales, a fin de entregar amor y cuidado a los niños y niñas que más lo necesitan”.

Fuente: Raul Espinoza
Compartir en Google Plus