El sueño se cumplió, la esperanza agradecida


Una ayuda de difusión de un mensaje, solicitado por el "señor Coronado", fue como comenzar a escribir una carta al Viejito Pascuero. Se mezclaron emociones, de las más variadas, al leer dicho texto.

El pedido decía así:
“Tres niños de 10, 6 y 2 años de edad, viven junto a su madre de 30 años y su abuelo de 89, en una modesta vivienda ubicada en el Pasaje Jerez 1988 del sector de Quinto Centenario de la ciudad de Osorno. La madre y el abuelo anhelan poder darles una cena de navidad a los menores, y los niños en recibir los regalos que le pidieron al viejito pascuero. La mayor una muñeca, el otro un muñeco del personaje Sonic y el más pequeño un camión”. 

La misión era simple pero nuestras emociones seguían enfrentándose. No para ganar ni convencer, sino para entender que estas cosas todavía suceden en nuestro querido Chile, en donde una Noche Buena, puede convertirse en una no buena noche para niños, para familias, para adultos mayores, para personas solas, para niños y niñas alejadas de sus familias, en fin la lista es larga y ofrecemos nuestras disculpas, por alguna omisión u olvido.

Hicimos la publicación en nuestra página de facebook, basados en la confianza de que todavía hay mucha gente buena, que iba a responder al pedido del "señor Coronado".

Así fue. Nuestras almas sonrieron y nuestras esperanzas se afianzaron ante la respuesta casi inmediata de la gente. La solidaridad en un sentimiento que debe aflorar no sólo en estas fiestas, después de un terremoto o sismo, de una catástrofe o de las famosas 27 horas de la Teletón, sino en cada día de nuestras vidas. El "señor Coronado" simplemente pidió ayuda para que tres niños, una madre y un abuelo, tuvieran un gesto que les devolviera la sonrisa y la confianza, para seguir creyendo que todo es posible. Nosotros simplemente cumplimos con nuestra tarea de informar, publicar y difundir.

El sueño se cumplió. 

¡Felices Fiestas! ¡Feliz Cada Día de sus Vidas!


Por: Hugo Medrano

Compartir en Google Plus