Osorno : Plan urbano habitacional Baquedano sufriría un retraso de un año

Según lo informado a PL, con gran decepción y preocupación, recibieron los socios y socias de los diferentes comités de vivienda que componen la Ucca (Unión comunal de comités de allegados), la noticia de que el plan urbano habitacional Baquedano sufriría un retraso de un año; lo que implicaría que la anhelada postulación a viviendas fijada para este año, (en el denominado sitio Baquedano), se postergaría hasta fines del año 2020.

La decisión fue comunicada por el seremi de vivienda y urbanismo de la región de Los Lagos, Rodrigo Weinraight, a dirigentes de la Ucca en el contexto de una reunión realizada en la Casa del Folclor; aun cuando el año pasado se diera a conocer un plan de trabajo que señalaba claramente que las postulaciones para los comités comenzarían entre agosto y octubre del presente año.

Ante aquello, en asamblea con todos los socios de la Unión comunal, se acordó hacer frente a dicha decisión unilateral, ya que además de ser arbitraria y sin justificación, perjudica gravemente a quienes por años han visto postergada una y otra vez la oportunidad de contar con una vivienda propia y digna.

Cabe señalar que la Ucca acordó realizar diferentes acciones a fin de revertir esta situación, ya que los socios, socias y dirigentes de los diferentes comités no están dispuestos a perder el trabajo que se ha desarrollado por varios años; y que se pasen a llevar los acuerdos que se han logrado a través de mesas de trabajo, reuniones, etcétera, tanto con autoridades del gobierno anterior como del presente.

Información de contexto

La Ucca se conformó en el mes de julio del año pasado, integrada por los comités que venían participando de una mesa de trabajo con las autoridades del ramo desde el gobierno de Michelle Bachelet. Sin embargo, con el cambio de gobierno los avances en materia de viviendas sociales se vieron estancados y algunos acuerdos alcanzados fueron ignorados por las nuevas autoridades.

Está conformada por 17 comités, más de 600 personas quienes viven una realidad muchas veces ignorada por las autoridades; personas que no viven en condiciones de pobreza extrema como es el caso de los campamentos, pero que por su bajo ingreso y condiciones laborales inestables o sin contrato, no tienen acceso a créditos hipotecarios, y a causa de depender de arriendos, las opciones de ahorro se ven muy limitadas; lo que los deja con nulas alternativas de acceder a una vivienda propia.

La decisión de unirse para luchar por una casa propia tiene que ver con el anhelo de contar con una vivienda digna, es decir, soluciones habitacionales que cuenten con las condiciones mínimas de espacio, calidad, ubicación, entre otras, y que se adapten a la realidad de quienes viven en el sur de Chile. La Ucca además forma parte del movimiento de pobladores y pobladoras Vivienda Digna, que agrupa comités de todo el país.

Enviado a PL por:
Camila Bravo