Motos eléctricas en la lucha contra la contaminación


Contaminación Ambiental, Motos y Cambio, por Pedro Alvarado

A lo largo de la vida, muchos hemos intentado cambiar cosas de uno mismo que no nos convencían. Tal vez, hayamos querido también querer, intentar o soñar con hacer cambiar a alguien que nos ocasionaba daño con su conducta. Si nos detenemos a pensar y analizar, el cambio es uno de los objetivos que nos acompaña siempre con certeza.

En cierto modo, todos buscamos cambiar, mejorar o perfeccionar nuestras habilidades. Unas veces nos retamos a nosotros mismos, y otras queremos desesperadamente imprimir un cambio en los demás.

Y cuando éste no llega, nos frustramos, nos sentimos culpables, enfadados o decepcionados con nosotros mismos o con los otros. En ocasiones, mantenemos la expectativa de que algo, o alguien, cambiará, rozando la fantasía, pues la realidad te golpea con la crudeza de esos hechos que se repiten, una y otra vez, como el día de la marmota.

El caso de la contaminación en Osorno es de esos hechos en que todos esperamos que ocurra un cambio.

-------------------------------------------
¿Viste esta nota?↓
¿Conduces motos en carretera?. Consejos para una conducción segura
https://www.paislobo.cl/2019/06/motos-carretera-tips-consejos.html
-------------------------------------------

La contaminación ambiental que vivimos a diario en los meses de invierno en nuestra ciudad nos pone en el planteamiento de que hay que generar un cambio, y que ojalá ese cambio ocurra en los demás porque nosotros no vemos nuestro actuar y muchas veces obviamos dicho actuar en la ecuación que formulamos para tratar de resolver el problema.

Hace unos meses atrás, al observar los primeros eventos de contaminación ambiental por material particulado en Osorno, nos hemos percatado además de un hecho que pocos reparamos en nuestro dia a dia: el aumento sostenido de vehículos de 2 ruedas, de los mas variados modelos y cilindradas, todas ellas funcionando con bencina, que se vienen a sumar a la gran cantidad de autos, y que en conjunto generan además de contaminación ambiental particulada, una alta contaminación acústica.

Los vehículos eléctricos se han convertido en una buena alternativa para desplazarse en la ciudad de una forma limpia, silenciosa y no contaminante. Y si hablamos de desplazamientos cortos, las motos eléctricas se presentan como una de las mejores opciones de movilidad sostenible.

Al no usar gasolina, este tipo de motos no emiten gases tóxicos tales como óxidos de nitrógeno (NOx) o partículas finas PM10, responsables de la contaminación atmosférica de las ciudades. Su tubo de escape tampoco expulsa dióxido de carbono (CO2), uno de los gases responsables del efecto invernadero. Ventajas importantes teniendo en cuenta que, según la Unión Europea, un 40% de las emisiones de CO2 y el 70% de las de otros contaminantes atmosféricos se originan en el tráfico rodado de los núcleos urbanos.

Las motos eléctricas son además muy silenciosas. Arrancar uno de estos vehículos no emite ni un sólo decibelio. De esta forma, se evita el problema de la contaminación acústica, un problema que afecta a la calidad de vida de muchas personas que viven en las grandes ciudades.

Además de las ventajas ambientales ya señaladas, una moto eléctrica nos ayuda a ahorrar dinero. Si bien el precio de compra de uno de estos vehículos sostenibles es algo mayor que los modelos de combustión (aunque hay que entrar a comparar), la inversión inicial se amortiza a medio plazo. Un vehículo eléctrico nos permite ahorrar más de un 90% en el combustible, a lo que hay que sumarle un reducido coste de mantenimiento. Los motores eléctricos tienen menos riesgo de averías y no precisan de cambios regulares de filtros y aceites, como sí necesitan las motos de gasolina.

Estudios realizados en China, país donde el uso de estos vehículos está ampliamente masificado, calculan que el recorrido medio de un usuario en moto es de unos 27 kilómetros al día, una distancia fácilmente abarcable con la autonomía de una moto eléctrica que, según el modelo, puede circular entre 70 y 100 kilómetros por recarga. Y lo mejor de todo: sólo se requiere de un enchufe para cargar las baterías. No hace falta ir a un servicentro para llenar "el estanque", la moto se puede recargar durante la noche con sólo enchufarla a una toma de corriente. Algunos modelos cuentan incluso con baterías extraíbles, que en dos o tres horas pueden alcanzar una carga de hasta el 80% de las pilas.

En Osorno, la empresa Zhongshan Traders Ltda. (www.zhongshan.cl), empresa osornina que realiza búsqueda de productos de diversa índole en China para sus clientes chilenos, cuenta con proveedores que producen motos de uso urbano (scooters, motos urbanas), así como motos off road (todo terreno), de hasta 5000 KW, potencia suficiente por ejemplo para ser usadas en el campo, y se encuentra en proceso de poder realizar una importación de las primeras unidades a Chile, específicamente a la ciudad de Osorno. Unidades que según cuentan, tienen la garantía de una baja mantención, y que cuentan con dos baterías de alto rendimiento, lo que las hace bastante económicas.

El desarrollo de baterías más ligeras y con una mayor autonomía, junto a la creación de una red con puntos de recarga en lugares públicos son clave a la hora de echar a rodar estos vehículos eléctricos, que sin duda, juegan un papel fundamental en el futuro de la movilidad sostenible.

Esa misma sostenibilidad es la que se busca hoy en día en un mundo en que cada vez mas nos resistimos al cambio porque nos asusta lo desconocido, y pasar de vehículos que utilizan combustibles de origen fósil a reemplazarlos por vehículos que utilizan la electricidad como fuente de alimentación es el primer paso para lograrlo, y ese cambio es una gran certeza de la cual nadie puede dudar.