Primer taller de microalgas tóxicas del sur de Chile

Microalga tóxica
Durante tres días, en el Laboratorio Costero Calfuco de la Universidad Austral de Chile se reunirán expertos en microalgas de Chile y Argentina

En el marco de un proyecto Internacional de Geociencias de la UNESCO, dirigido por la experta en Oceanografía y Biología Marina, doctora Claudia Aracena, investigadores de Chile y Argentina, se reunirán, a partir de este miércoles 16 de octubre y por tres días, para presentar distintas investigaciones sobre el fitoplancton tóxico de la Patagonia.

Las microalgas, llamadas fitoplancton, son la base de la red alimentaria en el océano, y también son responsables de convertir el dióxido de carbono en oxígeno a través de la fotosíntesis. Sin embargo, hay un grupo de fitoplancton conocido como algas nocivas (HAB) que causan daños a la salud humana, la vida silvestre, la pesca y la producción acuícola.

El proyecto, en general, reúne los trabajos y cuenta con especialistas de Francia, Bélgica y España que están trabajando en la reconstrucción de la historia paleoecológica de floraciones microalgas, centrándose en su distribución y composición durante los últimos 1.000 años.

“El proyecto trabajará en sitios de sedimentos ubicados en el área de fiordos patagónicos, incluyendo sitios arqueológicos y oceánicos. Este es el primer encuentro internacional, luego será uno cada año de ejecución”, comentó la doctora Aracena.

Parte de los esfuerzos de este proyecto de la UNESCO es incentivar a los investigadores jóvenes para que se formen en el manejo de la técnica de montaje de muestras, su observación y aplicación de la información que reúnan, explicó la experta, para que posteriormente puedan realizar gestión de los recursos hídricos, además de la reconstrucción ambiental.

Serán un total de 25 participantes, entre investigadores líderes y estudiantes con trabajos en el tema central del taller que es “Historia del fitoplancton toxico en Patagonia. Plan de trabajo y protocolos para su análisis en sedimentos”.

Finalmente, la directora del proyecto comentó que espera como resultado de este primer encuentro en Calfuco, “establecer una red de cooperación científica, con el fin de crear una plataforma para la obtención de información que permita reconstruir la distribución y composición del fitoplancton durante los últimos 1.000 años en los fiordos patagónicos”.



Fuente de la información: Lorenzo Palma Morales - Ciencia en Chile