Estudiar un MBA puede aumentar hasta un 60% el salario de un profesional


Aptitudes que potencian el liderazgo son algunas de las facultades que adquieren quienes cursan este tipo de programas. Una visión de negocio más amplia, en pos de entregar mejores respuestas, es muy considerada actualmente en el mercado laboral.

Uno de los posgrados más requeridos por los chilenos es sin duda el Master of Business Administration, más conocido por sus siglas MBA. Una especialización que preferentemente se impartía en EE.UU. y que hoy es uno de los programas primordiales en la mayoría de las universidades del país. Habilidades que potencian el liderazgo, como la toma de decisiones y la gestión de personas, son una de las virtudes que más buscan potenciar sus postulantes.

Otro factor por el que puede ser conveniente el cursar este tipo de programas, es el crecimiento profesional que otorga. Según la experiencia de la compañía internacional de reclutamiento, Michael Page, este título es capaz de orientar de forma más rápida el ascenso hacia mejores posiciones de trabajo o a compañías con mayor prestigio. Esto también se puede traducir en un mejor salario, el cual puede elevarse entre 30% y 60%, si se compara con un profesional que no cuenta con este tipo de estudios.

“El beneficio económico suele ser una de las principales motivaciones de las personas para cursar un MBA. Sin embargo, entrega muchas otras herramientas, tanto técnicas como blandas, que logran desarrollar habilidades integrales del profesional. Se pueden obtener aptitudes para la dirección y el liderazgo, además de una visibilidad o mindset de negocio más amplio. Se enseña a pensar dentro de la empresa, para tomar en el futuro posiciones de primera línea”, explicó Carla Guillen, Consultora Senior de Recursos Humanos de Michael Page.

Estas habilidades han sido bien valoradas por el mercado laboral, donde los colaboradores con esta formación son vistos como capaces de agregar valor y ampliar la visión estratégica del negocio. Además, en un contexto donde la información y conocimiento están en un constante cambio, para las empresas, contar con especialistas de este tipo, asegura profesionales con miradas más amplias, de cómo ejercer su trabajo en pos del negocio. Algo que hoy se busca mucho en un candidato a la hora de contratarlo, ya que son elementos que se potencian con la experiencia. Los conocimientos se tornan más provechosos, sobre todo por la mirada de negocio, los contenidos hacen más sentido y puedes aportar con una visión real.

Dónde estudiar

En relación al momento de escoger una universidad donde cursar un MBA, Guillen explica que es importante saber, a propósito de la gran inversión que significa, las modalidades y flexibilidad de pago del programa. Asimismo, tener en cuenta que la mayor inversión no se traduce en que sea de mala calidad, puede ocurrir al contrario. Además, aconseja tener en consideración hacerlo en un período donde se esté activo en mercado, para sacarle el mayor provecho a la experiencia laboral y así darle un sentido a los contenidos.

“Es necesario especificar a qué tipo de programa de postgrado se está aplicando, ya que Chile a pesar de tener buenos programas, existen universidades extranjeras que están a la vanguardia y te entregan otro valor en materias de conocimientos más avanzados. Además, muchas veces dan la oportunidad de trabajar en el extranjero un par de años, que eso también es atractivo para los postulantes. Esto hace pensar que los MBA cursados en el extranjero aseguran más el éxito laboral, pero en la práctica no es tan así. Obviamente toda experiencia que se viva en el extranjero tiene un valor adicional, pero según nuestro conocimiento, está ligado más a lo personal que lo laboral”, detalló la experta.

El saber dónde realizarlo también es una decisión esencial, ya sea en Chile o en el extranjero, lo importante es informarse sobre cuáles son los que están mejor catalogados o poseen un mayor prestigio. En este caso, Guillen explica que una de las ventajas de un programa internacional es la oportunidad de mejorar y poner en práctica el nivel de inglés. El profesional chileno tiene un desafío mayor, ya que tiene que estudiar y desenvolverse en un idioma que no es el nativo. Eso automáticamente asegura que ese profesional puede enfrentarse a tareas en empresas multinacionales y tener otra visión cultural compañía.

Fuente de la información: Benjamin Silva - MGConsulting