SAG detecta ejemplares del Chinche Apestoso en Chiloé

SAG detecta ejemplares del Chiche Apestoso en Chiloé
Durante inspección de maderas que eran parte del embalaje de un cargamento de insumos para la industria del rubro eléctrico, provenientes de China, el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, detectó ejemplares vivos del Chinche Apestoso (Halyomorpha halys), plaga cuarentenaria presente en Chile y Bajo Control Oficial.

“Es una plaga de origen asiático, y en otros países, donde se ha introducido de manera accidental, ha generado impacto económico”, dijo Eduardo Monreal, Director Regional del SAG.

La autoridad regional agregó que “el embalaje de madera fue incinerado, para evitar el riesgo de diseminación de la plaga hacia otros sectores”.

Eduardo Monreal sostuvo que a través de este tipo de detecciones, podemos ver que la presión de ingreso de plagas a causa del comercio internacional y el movimiento de cargas y personas desde un país a otro es un riesgo para la sanidad del país por lo que es importante que la comunidad comprenda la razón de las estrictas medidas que el SAG implementa en los controles fronterizos.
“Destacamos la responsabilidad de las empresas que importan productos con embalajes de madera, ya que constantemente nos están avisando los materiales que llegan para que sean inspeccionados por nuestro Servicio y se tomen las medidas necesarias en caso de detectar alguna plaga”. En este caso, se trató del aviso oportuno dado por una empresa del rubro eléctrico, en la comuna de Ancud, Chiloé.



Antecedentes

Desde el año 2010 la presión de ingreso del Chinche apestoso al país ha sido alta, detectándose intercepciones en diversas mercaderías como ropa usada, autos, juguetes, y otros artículos, procedentes de Estados Unidos, España y Japón.

En Chile, se encuentra presente en la región Metropolitana, razón por la cual el SAG incluyó a esta plaga en el sistema de vigilancia específica y de control oficial mediante el uso de trampas de luz y prospecciones en áreas de riesgo a lo largo del país.

Cabe indicar que si bien en Ancud este insecto se encontró junto a los embalajes de madera, no se trata de una plaga de la madera propiamente tal sino de una especie tremendamente polífaga dado que se alimenta de más de 170 especies vegetales. Sus preferencias son frutales, hortalizas y legumbres. Algunos de los principales hospedantes son cítricos, pomáceas, carozos, leguminosas, maíz, caqui, árboles forestales y arbustos.

El Chinche Apestoso es un insecto de color pardo y puede llegar a medir de 12 a 17 mm. Se caracteriza por poseer un escutelo (prolongación del tórax de forma triangular) prominente; y posee bandas blancas en las antenas que se pueden observar tanto en juveniles como en adultos.

La inspección de este tipo de material (maderas de embalaje) es una actividad de rutina por parte de SAG, que permite verificar que los embalajes cumplen con la norma internacional NIMF 15 y no traigan insectos de la madera que produzcan daño a nuestros bosques. Esta actividad ha brindado resultados positivos en los últimos años ya que en el caso de nuestra región, se han interceptado oportunamente plagas tales como Escarabajo Aserrador de la Madera de los Pinos (Monochamus spp; Monochamus alternatus) y el Barrenador Europeo de las Casas (Hylotrupes bajulus), que provocarían graves daños si se dispersaran hacia los bosques.
“Es por esto, que al detectarse una plaga viva, se instruye su destrucción inmediata, para evitar que se transformen en plagas de importancia para nuestra agricultura y bosques. Normalmente estos embalajes ingresan al país con productos que no son agrícolas, por lo que es necesario realizar esta acción de vigilancia en los lugares de destino”, puntualizó el Director Regional del SAG.

Fuente de la información: Ximena Pino Kempowski - Encargada Regional de Comunicaciones