El turismo sostenible: una alternativa necesaria para discutir

Turismo sostenible
Por Guido Asencio Gallardo - Académico y Daniela Aguilar Vidal- Académica.

La actividad turística a nivel mundial contribuye a la economía de manera amplia por medio de las diferentes estrategias que realizan las agencias nacionales e internacionales para atraer la atención de personas de diferentes partes del mundo, rescatando la responsabilidad que tienen las personas con su entorno, por lo tanto este ensayo contiene en forma central un análisis de cómo los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) integran en su Agenda 2030 de manera implícita y explícita la forma de integrar aspectos metafísicos en su estrategia.

Esta oportunidad hablaremos del marco piramidal basado en la filosofía tradicional balinesa Tri Hita Karana, traducida del sánscrito como "Tres formas de felicidad", conforman la Pirámide de los ODS la cual está dividida en 3 niveles; personas, ecología y espiritualidad.

El turismo pertenece a un sector económico relacionado con la prestación de un clásico servicio, centrado generalmente en satisfacer de mejor forma las necesidades de los turistas nacionales e internacionales, en algunos casos se les entrega valor agregado integrando aspectos culturales o motivos más relacionados con el lugar, integrando en el servicio por ejemplo información amplia sobre los lugares a visitar.

En este caso se trata de dilucidar de manera mucho más explícita la forma de incentivar la valoración por los aspectos ecológicos y espirituales de las personas, tanto para quienes estudian el turismo como también quienes reciben y prestan tal servicio, con tal de promover un desarrollo sostenible, en particular, a través del llamado “Turismo Sostenible”, a acorde a Agenda 2030 establecida por Naciones Unidas, donde fueron 17 los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas que están comprometidas en un horizonte de 10 años, pensando en que el año 2030 todos los Estados podrán cumplir metas concretas que, junto con atacar directamente el Cambio Climático, buscan revertir las causas, y no los síntomas, de la pobreza, la desigualdad y la degradación del medioambiente.

El 20 de marzo de 2017 en el Día Internacional de la Felicidad, promovido por Naciones Unidas, se da a conocer la SDG Pyramid, en español, la Pirámide de los ODS. Iniciativa inspirada en la filosofía balinesa, Tri Hita Karana, que alinea los ODS con la felicidad.

En este contexto el sector turismo jugará un papel clave en el desenvolvimiento de los ODS, aunque para la Organización Mundial del Turismo (OMT), este sector es más bien visto como u mecanismo que aporta a la economía por medio de la infraestructura y comunicación hasta la producción y el transporte de alimentos, su considerable peso económico otorga al turismo la responsabilidad y el poder de desempeñar un papel clave en el desarrollo sostenible y responsable de las economías y las sociedades.




Por su parte, la traducción literal es Tri para tres, Hita para la felicidad y Karana para causas o formas, por lo que Tri Hita Karana es "Tres formas de felicidad" según las y los balineses, en este sentido la armonía entre las personas, la ecología y la espiritualidad, forman una triada virtuosa, que llama a encontrar las claves para el logro de la felicidad plena en el ser humano,

Una mirada a la filosofía balinesa señala que para alcanzar la felicidad se debe trabajar en la armonía de las personas con las personas, en tanto los 17 ODS se reorganizan en 3 niveles: personas, ecología y espiritual, desarrollando los primeros 10 ODS vinculados a la armonía de las personas, del 11 al 15 están vinculados a la armonía ecológica, mientras tanto que los ODS 16 y 17 se vinculan a la armonía espiritual de las personas y sociedades.

El desafío está en las vicisitudes que conllevan el resaltar los aspectos que definen lo sostenible de la actividad turística, agregando una efectiva participación informada y competente de los actores relevantes que intervienen en el proceso estructural de la configuración de una actividad turística, de este modo se valora la existencia de un liderazgo institucional firme para lograr una amplia alianza que promueva el cumplimiento de la Agenda 2030.

Dentro de esta oportunidad de negocio enfocada a darle un sentido diferente a la actividad turística, el cambio de paradigma busca resaltar también el patrimonio natural, generando conciencia de los efectos que se provocan para el cambio climático, generando una conciencia en el uso limitado de recursos para mantener en pie esta actividad, donde resulta relevante por propiciar la reducción del consumo de energía e impulsar el uso de las energías renovables, especialmente en el transporte y el alojamiento, y a la vez, promover el uso eficiente y responsable del agua. Por su parte, el ámbito de la infraestructura pública y privada debe cumplir con la condición de fomentar una cultura resiliente, capaz de enfrentar cualquier amenaza que se le presente con un criterio de conservación.

Para impulsar lo antes mencionado, es de vital importancia la presencia de la superestructura turística, sin generar externalidades negativas para, tanto para las personas como para el propio medioambiente, la cual comprende la interacción de organismos especializados, tanto públicos como de la actividad privada, encargados de optimizar y modificar el funcionamiento de cada una de las partes que integran el sistema turístico, es decir, la oferta, la demanda y el espacio geográfico, armonizar las relaciones para facilitar la producción y venta del producto turístico (Boullón, 2006). Para promover el desarrollo sostenible en el turismo se necesitan de alianzas e instituciones conscientes del rol fundamental que juega la actividad turística para el desarrollo sostenible, por lo que deben ser sólidas y considerar las necesidades de las comunidades.

Esta forma de abordar el llamado “Ecoturismo” viene a ser una de las respuestas a las inquietudes del rol del turismo como promotor del cuidado de la naturaleza, definido como una modalidad turística responsable con el medioambiente, que consiste en visitar áreas naturales sin perturbar su armonía y con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, flora y fauna silvestres) así como cualquier manifestación cultural (del presente y del pasado) que pueda encontrarse ahí, esto, a través de un proceso que promueve la conservación. Por lo tanto, el ecoturismo tiene un bajo impacto negativo ambiental y cultural y, además, propicia un involucramiento activo y socioeconómicamente benéfico de las poblaciones locales (Ceballos, 1993).

El panorama actual al que se enfrenta la humanidad con pandemia incluida, ofrece una oportunidad para repensar las formas de hacer las cosas, en este caso el replanteamiento viene de la mano de entregar una mirada holística a la actividad turística que inicialmente estaba relacionada simplemente como una actividad económica más, sin embargo, esta necesaria pausa obliga a generar conciencia del mundo que se tiene a la vista, por lo tanto, la preocupación por hacer las cosas distintas busca establecer los equilibrios necesarios en cada una de las acciones humanas.

Por último, el turismo sostenible es una de las alternativas que promueve el cuidado de los ecosistemas terrestres y la vida submarina. Desde el punto de vista del visitante, estar con la naturaleza contribuye al bienestar psicológico y espiritual de las personas. Y si recordamos la Pirámide de los ODS inspirado en Tri Hita Karana, para logar la felicidad, debemos encontrar la armonía, la prosperidad y la paz entre las personas y el planeta. Por último, se concluye que existe una necesidad de empoderar a las personas para que sean felices y dueñas de su libertad considerando cada uno de las y los seres humanos en el planeta. El llamado es al activismo, generando iniciativas que promuevan el desarrollo sostenible y donde nadie se quede atrás, inspirado en lo global, pero actuando a nivel local, como individuas e individuos conscientes.



Comunicado de Prensa / Fuente: Guido Asencio Gallardo 
Fuente imagen: http://www.isener.org/nuestrosservicios/politicasenergeticas/