Para detener plaga instalan dispositivo en árboles de Osorno

SAG
SAG instala dispositivos que ayuda al control de la polilla del racimo de la vid en árboles del radio urbano de Osorno

En Osorno, el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, ha iniciado la instalación de dispositivos denominados “confusores sexuales”, como parte de la estrategia sanitaria de control de la polilla del racimo de la vid (Lobesia botrana) que busca evitar que esta plaga agrícola avance hacia el sur del país.

Se trata de una polilla que ataca principalmente a la uva (parronales y viñedos) y a frutos como arándanos y ciruelas, provocando su destrucción por efecto de las larvas del insecto y la generación de pudriciones; además, de la pérdida casi total en los parronales caseros sin control de la plaga.

Eduardo Monreal, director regional del SAG, sostuvo que durante el mes de septiembre se llevará a cabo la instalación de estos dispositivos en el radio urbano de la ciudad de Osorno, cubriendo una superficie de 70 hectáreas.

SAG
“El objetivo de esta técnica es crear confusión en las polillas, ya que estos dispositivos generan una nube de feromonas de atracción para la especie que cubre grandes superficies dentro de la ciudad. Con ello, se hace poco probable el encuentro entre polillas para aparearse, y de esta manera, se evita un posible establecimiento y luego dispersión de la plaga hacia huertos frutales”, acotó Monreal.
La autoridad regional explicó que los dispositivos contienen una feromona específica para la polilla del racimo de la vid que no tiene incidencia en otro tipo de insectos, ni tampoco tiene efectos sobre animales, mascotas ni personas.
“La instalación de estos confusores en Osorno la realizamos ya que en, años anteriores, hemos detectado ejemplares en la ciudad. Creemos que ello se debe a que dichas polillas han venido de alguna manera transportadas por la gente, en mercaderías o al interior de vehículos, desde la zona central del país”, explicó Monreal.
“Podemos detectarlas ya que, paralelamente a los dispositivos de confusión sexual que estamos instalando, también contamos con una red de trampas para su detección temprana u oportuna. Esto no significa que la plaga ya esté en nuestra región. Justamente eso es lo que tratamos de evitar con esta técnica y con la instalación de trampas que mantenemos en las provincias de Osorno, Llanquihue y Chiloé, considerando que es una amenaza a especies frutales que están teniendo cada vez mayor importancia en Los Lagos, como por ejemplo arándanos, cerezas, ciruelos y berries, y a los pocos parrones que existen en nuestra región”, enfatizó el director regional del SAG.

Cabe indicar que los confusores que está instalando el SAG son pequeños dispositivos de color rojo que se fijan en árboles frutales, ornamentales u otras estructuras.
“Quiero hacer un llamado a la comunidad de Osorno a colaborar con esta labor del SAG, permitiendo el ingreso de nuestros inspectores a los domicilios (sólo al patio) con la finalidad de colocar estos dispositivos. La instalación no tiene costo y el personal que realiza esta labor cuenta con su debida identificación e indumentaria de protección correspondiente al estado de pandemia en que nos encontramos”, enfatizó el Director Regional del organismo.
Es importante indicar que, tras la instalación, el personal del SAG mantendrá una pauta de revisión, por lo cual es indispensable que las personas no los saquen de los lugares donde están ubicados, ni jueguen con ellos ni los destruyan.
Confusor sexual

Comunicado de Prensa / Fuente: Ximena Pino Kempowski Periodista Servicio Agrícola y Ganadero | Gobierno de Chile