Plásticos: normar con responsabilidad y conocimiento

Por Martín Walsen Arangua, Presidente de la Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje (ANIR A.G.)

En los últimos años, el plástico ha pasado a ser un tema relevante en la agenda medioambiental. De gran utilidad e irremplazable por ahora en una serie de productos de uso cotidiano, su presencia en vertederos, rellenos sanitarios, playas y mares despertó una amplia discusión sobre su actual tratamiento post uso.

Normar al respecto es un acto de responsabilidad,
pero también lo es escuchar a las diferentes partes involucradas. Por esto es que como Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje (ANIR) –que agrupa a 35 empresas del sector– nos acercamos a la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados para exponer nuestras inquietudes sobre el Proyecto de Ley (PL) que prohíbe los plásticos de un solo uso.

Este PL busca que migremos a los plásticos “compostables”, lo que requiere al menos contar con un espacio de terreno para ello, olvidando que una parte importante de los chilenos vive en departamento. Además, se debe considerar que el compostaje de este tipo de plásticos requiere de mucho más tiempo para lograr la degradación versus la materia orgánica, frente a lo cual quien quiera experimentar compostando domiciliariamente, se verá enfrentado en el corto plazo a una acumulación desmedida de plásticos en su patio. 

Como guinda de la torta, al introducir al mercado un nuevo material (plásticos compostables), se estará afectando directamente el reciclaje de otro tipo de plásticos que en la actualidad se reciclan en varias partes del país y el mundo. Al mezclar, por ejemplo, botellas de PET con otras de plástico compostable estaremos dañando fuertemente la cadena de reciclaje, debiendo invertir en nuevos y costosos procesos de separación para “evitar que se mezclen los distintos materiales” que, de ocurrir, produciría mermas industriales cuantiosas en las plantas de reciclaje, es decir, desechos a disponer, algo totalmente sin sentido.

Durante nuestra exposición ante la Comisión señalamos estos y otros puntos que con el enfoque adecuado mejorarían en forma importante la normativa en trámite. Como gremio tenemos la responsabilidad de aportar al país con nuestra experiencia y apoyar a las autoridades en la correcta implementación de la Ley Nº20.920 (REP).

Creemos que trabajar por el bienestar del medioambiente requiere buenas intenciones, pero también responsabilidad y conocimiento.





Comunicado de Prensa / Fuente: Claudia Andrea Contreras / Comunicaciones ANIR