¿Comprar o arrendar? Las dos juntas y con flexibilidad.

Comprar o arrendar vivienda
Por Marcelo Anuch, Servicio de Vivienda y Urbanismo de Osorno y Gabriel Chemsi, Magíster en Economía y Políticas Públicas.

Dónde y cómo vivir es una de las principales preguntas a las que nos enfrentamos en la vida. Muchos sueñan con tener su propia vivienda. Sin embargo, esto requiere un proyecto de vida asociado, ya que tener una casa implica de cierta forma echar raíces en ese lugar.

Esto puede sonar trivial, pero sería un freno en algunos cambios que tomemos en nuestra vida. Por ejemplo, si somos dueños de nuestra casa en otra ciudad y tenemos una buena oportunidad laboral de Osorno, hay algunas opciones que nos gustaría discutir.


La primera opción es viajar todos los días, si es que la ciudad donde vivimos está relativamente cerca de Osorno, lo que puede implicar pasar muchas horas de nuestro día en un medio de transporte. Así, tendríamos menos tiempo para disfrutar con nuestros amigos y familiares. Si mi vivienda está lejos de Osorno, esta opción ya no es factible y probablemente pierda esa oportunidad laboral.

La segunda opción es vender la vivienda que tenemos en la ciudad de origen y comprar una en Osorno. Lo que claramente no es un proceso rápido y tiene mucha burocracia asociada.

La tercera y que menos nos gusta, es dejar pasar la oportunidad laboral, pese a que ésta puede tener grandes beneficios en nuestras vidas.

La última sería dar en arriendo esa vivienda y a su vez, ser arrendatario en una en Osorno. Lo que tiene riesgos, menor control de la vivienda respecto a deterioros y mayor riesgo de no pago del arriendo.

En definitiva, lo que buscamos es que, pese a que todos queramos ser dueños de nuestra casa, no siempre es lo que nos conviene. Nos quita flexibilidad y en algunos casos, puede traernos un deterioro en la calidad de vida.

Por estas razones y muchas otras, en el Serviu se han potenciado los subsidios al arriendo. Entendemos que la realidad tiende a ser cada vez más dinámica, que requiere de mayores cambios y que es indispensable apoyar a la población que se encuentre en situación de pobreza y vulnerabilidad. Para eso es importante contar con flexibilidad que nos permita aprovechar de la mejor forma posible las oportunidades que tengamos.

Una de estas oportunidades y además, una muy buena alternativa es combinar la opción de comprar y arrendar: El leasing habitacional. ¿Qué es el leasing? En palabras simples, es un arriendo que si se mantiene durante mucho tiempo, se traduce en que los arrendatarios pasan a ser dueños de esa casa o departamento. Un contrato de arriendo con compromiso de compra. En el caso de no querer comprar simplemente se termina con el contrato de arrendamiento.

Las ventajas que tienen son muy potentes, combinan el sueño de la casa propia con la flexibilidad que necesitamos. Si somos jóvenes, estamos recién entrando al mundo laboral y no sabemos qué nos deparará el futuro, puede ser una buena alternativa. Por lo demás, para optar a un leasing habitacional no siempre es necesario contar con un ahorro previo, como en la compra de una vivienda.

Estamos convencidos que los subsidios al arriendo van en la línea correcta, pero pueden ser perfeccionados esta alternativa. El Minvu entrega subsidios de leasing habitacional en algunas regiones de Chile y esperamos con ansias que estos lleguen a Osorno porque estamos convencidos que tienen ventajas muy potentes para la ciudadanía. Gran parte de nuestras vidas la pasamos en nuestras casas, por eso creemos indispensable contar las mejores herramientas para decidir dónde y cómo queremos vivir.

Comunicado de Prensa / Fuente: Gabriel Chemsi (gabriel@chemsi.org) - Marcelo Anuch (soy@marceloanuch.com)