Columna: Retorno a clases presenciales

Jennifer Masotti
Por Jennifer Masotti, directora de Enseña Chile Patagonia.

Una de las cosas que nos dejó el 2020 en educación fue evidencia sobre el aumento de las brechas educativas producto de la educación a distancia. Un estudio del Banco Mundial y Mineduc demostró que los establecimientos de mayor vulnerabilidad lograron llegar a un 27% de sus estudiantes, mientras los de quintiles más ricos, al 89%.

Esto demuestra que es un imperante volver a clases presenciales para evitar aumentar aún más la brecha educativa. Todos los actores del sistema educativo coinciden en ello, pero no existe una respuesta única en el cómo y cuándo es mejor hacerlo. Son muchos los factores de los que depende esta decisión, los cuales varían desde la realidad de cada comuna y establecimiento.

Los establecimientos de la red de Enseña Chile Patagonia tienen listos sus planes de retorno y apuntan a un sistema mixto con un regreso gradual, flexible y voluntario. Pero además de este estándar básico, es importante que la medida sea consensuada entre todos los miembros de la comunidad educativa: familias, estudiantes, docentes, equipos directivos y asistentes de la educación.

Con esa base de diálogo y entendimiento, el sistema educativo se puede hacer cargo de generar instancias de reencuentro que sean seguras, inspiradoras y significativas, con el fin de que este nuevo año escolar nos encamine hacia los aprendizajes que los niños, niñas y jóvenes de la región necesitan.