Los nuevos talentos del fútbol chileno

Fútbol chileno
La conocida como generación dorada del fútbol chileno de Alexis Sánchez, Claudio Bravo o Arturo Vidal empieza a terminarse, la edad no perdona y es por ello que el fútbol chileno ha comenzado a reinventarse y a buscar nuevas promesas que den continuidad a un fútbol que goza de muy buena salud y eso es algo que no se quiere perder bajo ningún concepto.

Uno de los jóvenes que ya está llamando a las puertas de la élite con mucha fuerza es Pablo Aránguiz. El volante ofensivo de la Universidad de Chile, con tan solo 23 años debutó ya con el primer equipo de Unión Española en 2015 estrenándose en primera división. Pero fue en 2017 en el torneo de Transición donde se consolidó definitivamente en lo más alto del fútbol chileno, de la mano de Martín Palermo, un clásico del fútbol argentino. Ese torneo disputó todos los partidos en los que además sumó tres goles, su equipo acabó en segunda posición. Tras un breve paso por la liga de Estados Unidos volvió a su antiguo equipo para luego acabar cedido en la Universidad de Chile, que a finales del pasado año acabó comprando sus derechos definitivamente dónde es un fijo y su nombre ya suena para ir convocado con la selección absoluta.


Camilo Moya, compañero de Aránguiz, es a sus 22 años otra de las nuevas perlas del fútbol chileno. Debutó en 2016, pero tras no contar con demasiadas oportunidades se fue un año cedido al Getafe español, ahí empezó a dejar muy buenas sensaciones, sin embargo, regresó a Chile para reforzar a San Luis y ahí llegó la eclosión definitiva para volver finalmente hace dos años al equipo en el que se formó. De la mano del entrenador Hernán Caputto, “moyita” se ha convertido en titular indiscutible en el centro del campo de la U de Chile y recientemente acaba de renovar contrato.

En Futdados puedes conocer todos los datos y estadísticas relevantes de los nuevos talentos que están emergiendo en el fútbol chileno y mundial.

Ignacio Saavedra es con tan solo 22 años otro de los talentos que está sacando la U de Chile. También es un fijo en las alineaciones de su equipo y eso a pesar de su debut relativamente reciente en 2018. Ya en su primer año se coronó campeón y al año siguiente también se alzó con la Supercopa de Chile y dos ligas más, por lo que cuenta con un dilatado currículum peso a su prematura edad. Sin duda alguna también la selección lo espera con los brazos abiertos.

Otros dos jugadores chilenos con proyección son Vicente López y Agustín Ulzurrun que a finales de 2020 aceptaron sendas ofertas del fútbol español y probar suerte en Europa. López, ex cadete del Unión Española se fue al Leganés, que actualmente tiene a su primer equipo en segunda división tras su paso por la élite. Por su parte Ulzurrun fichó por el Málaga, fueron fichados tras ver unos vídeos suyos y seguro intentarán despuntar en el fútbol español.

No cabe duda de que Chile tiene un buen semillero de jóvenes talentos, que en un futuro cada vez más cercano serán los encargados de dar relevo en la selección que en los últimos años ha cosechado muchos de su mayores éxitos. Habrá que estar atentos a su evolución, pero por el momento parece que va en la dirección correcta.

Comunicado de Prensa / Fuente: Yinki Lobo.