Araucanía: Propuestas urgentes

Carlos Oyarzún Concha
Por Carlos Oyarzún Concha, abogado.




Un nuevo mártir de Carabineros en la Araucanía. El Sargento Benavides perdió la vida en una emboscada en Collupulli después de haber ido a despejar un camino que los mismos terroristas habían cortado. Se suma a una triste lista junto al cabo Nain y al Subcomisario de la PDI Luis Morales, todos asesinados en menos de un año.

(Nota al margen: Me Enorgullece el inquebrantable amor a Chile de ese puñado de servidores que son Carabineros de Chile y la PDI, que contra todo y contra todos, siguen poniendo a Chile primero; en tiempos en los que resulta particularmente difícil encontrar testimonios de patriotismo, ahí están los Benavides, los Nain, los Morales y cuantos otros, para ellos mis respetos y mi gratitud).

Los calificativos a esta altura creo que sobran. El Gobierno ya se querelló (como siempre), el Ministro del Interior ya se reunió con el Fiscal Regional para llevar adelante la investigación (como siempre), y será en sede judicial (como siempre), donde se resolverán los hechos y se perseguirá a los autores.

Pareciera que la violencia en la Araucanía ha ido logrando una serie de cosas que yo al menos, me rehuso a conceder: Normalizar la violencia, permitir que unos pocos hagan lo que quieran a la mayoría, que se pueda actuar al margen de la ley tan impunemente en un lugar determinado del país, y que se ataque a Carabineros y sociedad civil con armamento de guerra.

Por lo mismo creo que más que lamentarnos, es momento de actuar y de pensar en propuestas que terminen con la violencia de raíz.

Una primera cosa que parece más o menos evidente: La Fiscalía no tiene las atribuciones ni la estructura adecuadas para investigar y perseguir estos delitos. En su última cuenta pública, el Fiscal Nacional anunció un plan de trabajo y un equipo interregional que dan cuenta precisamente de eso.

Otro pilar fundamental en todo esto, es fortalecer el apoyo a las víctimas. Resultan muy insuficientes los saludos a la bandera que se hacen con apoyo económico a través de la Ley de Presupuesto, entre otras razones, porque el problema no es exclusivamente económico. En otros países existen unidades o Servicios Públicos destinados exclusivamente a esta labor, en donde además, se ha ido desarrollando el tremendo daño sicológico que causan estos delitos.

Finalmente, y para ser honesto, urge también voluntad política de parte de todos los actores. Del Gobierno, en hacer respetar el Estado de Derecho. Del Congreso, en colaborar con la solución y no seguir siendo parte del problema, la verdad es que no se entiende como aún no se tramita la ley Nain, de manera de aumentar las penas cuando se trate de delitos en contra funcionarios policiales. Y también, voluntad de la propia Fiscalía, no basta con Fiscales de dedicación exclusiva o aumento de recursos que son más bien testimoniales, se necesita una Unidad Especializada en delitos terroristas tal como lo hay actualmente en delitos de corrupción, de tráfico de drogas o delitos sexuales.

Sin duda se requieren muchas otras medidas, pero es necesario empezar a definirlas ya. Estoy seguro que somos más los que estamos por la paz que los que justifican, toleran o promueven la violencia, y por lo mismo, es responsabilidad también nuestra, jugárnosla por recuperar la Araucanía.

Comunicado de Prensa / Fuente: coyarzunconcha@gmail.com