¿Buscando trabajo? Lo primero, el Currículum vitae

¿Buscando trabajo? Lo primero, el Currículum vitae
Durante la pandemia, la tasa de desempleo ha alcanzado las dos cifras. Pero la economía se reactivará y los incentivos al empleo eventualmente surtirán efecto. De a poco el país volverá a la normalidad y las oportunidades de trabajo surgirán. Miles de personas estarán buscando trabajo y un buen Currículum podría hacer la diferencia.

¿Qué es un Curriculum vitae?

Desde jóvenes hemos escuchado acerca de esta locución latina que significa literalmente “carrera de vida”. Entendemos a qué se refiere el término, pero tal como sucede con el inglés, entenderlo no es lo mismo que hablarlo. Y entender lo que es un Currículum no es lo mismo que crear uno. En las escuelas no se enseña a crear un Currículum vitae y si se enseña, para cuando es necesario realizar uno, ya se ha olvidado. Para qué hablar de las universidades.

El Currículum será la carta de presentación de quien quiera conseguir un trabajo. Contendrá los datos personales, formación académica, actividad laboral y méritos de la persona. ¿Será importante señalar la carrera que empecé pero no terminé?, ¿mencionó algún premio que gané en el colegio, en la universidad o en alguna actividad no relacionada a lo que el trabajo compete?, ¿Cómo certifico mi manejo de idiomas?. Y la pregunta tal vez más importante, ¿a quién puedo preguntarle?

Google siempre será un lugar al que acudir, pero no hay cómo saber si la información encontrada es fidedigna. Lo mismo ocurre con YouTube, que contiene tutoriales de lo que se necesite. También existen plantillas prediseñadas y el problema es el mismo, pues no sabemos si son adecuadas a nuestras necesidades. Para quien no quiera dejar nada al azar, existen páginas, como este sitio web, que ofrecen desde plantillas prediseñadas y de fácil edición hasta asesoría profesional, capaz de crear u optimizar tu Currículum. La web del ejemplo en cuestión, promete aumentar 65% las probabilidades de ser contratado por empresas, incluso, del calibre de Apple o Nike.


¿Algún consejo?

Algún día entregar un Currículum escrito a mano fue admisible, pero hoy, un manejo mínimo de las tecnologías más esenciales es menester y escribir a mano puede no ser la forma ideal para demostrarlo. Incluso citar a los padres como recomendaciones pudo ser aceptable, pero en aquella época el hombre aún no llegaba a la Luna. ¿Cómo demostrar que somos proactivos o que estamos al corriente de los tiempos que vivimos?

Lo básico: La ortografía debe ser impecable. Hay empresas que reciben cientos de Currículum, por lo que es importante un orden coherente con una redacción simple y ordenada, utilizando un lenguaje sencillo para que el flujo de información sea eficiente. Bajo la misma lógica, el Currículum no debiese tener más de dos hojas.

Los Currículum ciegos se han vuelto tendencia: La Tercera informaba hace algunas semanas que el sitio web Laborum destacó a empresas que formen parte de este proyecto, que consiste en dejar de lado aspectos como nombres, género, edad y nacionalidad; cuya finalidad es reducir los sesgos del proceso de selección.

Otra disyuntiva es el agregar o no referencias. Las ventajas de incluir referencias en tu Currículum son el añadirle credibilidad, sobre todo si tu referencia es una persona reconocida del rubro. Sin embargo, tu Currículum debe ser conciso y agregar referencias puede alargarlo innecesariamente.

Una decisión más simple es la de no incluir una fotografía. Información que pueda facilitar discriminación, tales como apariencia, edad, estado civil y parental o lugar de residencia son completamente innecesarias y su adición al documento será contraproducente. 

¡Cuidado con las redes sociales! Tal como recomendaba País Lobo hace casi dos años, lo que una empresa encuentre de ti al buscarte en Google puede costarte el rechazo. Por eso las fotografías que subas, páginas que sigas, datos personales que compartas y sobre todo la privacidad de tus redes sociales deben ser monitoreadas ocasionalmente.

Fuente: Mauricio Amthauer Aedo.
Clínica Alemana Osorno