Core Casanova sobre sospechas de Fiebre Q: “Ministerio de Salud no puede repetir el inaceptable bochorno de 2018”

Alexis Casanova
· Consejero regional, quien además es profesor de Biología y Ciencias y se encuentra cursando segundo año del Magíster en Gestión en Salud, aseveró que no se puede olvidar que luego de una enorme alarma pública, en 2018 todo terminó sin explicaciones creíbles respecto de qué es lo que había ocurrido en realidad.

El consejero regional por la provincia de Osorno, Alexis Casanova, aseveró que las autoridades de Salud y Agricultura que ejercieron funciones hasta marzo de 2018, quedaron absolutamente en deuda luego de la alarma pública generada por agresivas neumonías atípicas registradas en la provincia de Osorno en el último trimestre de 2017, las cuales se calificaron de inmediato como casos de Fiebre Q originados en bovinos.
Clínica Alemana
“Tentaron a la suerte al mantener desde octubre de 2017 a marzo sin funcionar los bancos de sangre de Los Lagos y Los Ríos, sabiendo que en caso de una emergencia no habría stock. Definieron de inmediato el episodio como el inicio de un brote agudo de fiebre Q y finalmente no hubo conclusiones ni el ámbito humano ni en el animal, aún cuando se lanzaron alarmas tanto en el ámbito nacional como internacional que pusieron en tela de juicio a todo el sector agropecuario, causando incluso la primera suspensión de la muestra bovina de la Exposición Sago Fisur, en 100 años”
, señaló el consejero regional Alexis Casanova.

"Sabemos que la bacteria Coxiella Burnetti, causante de la Fiebre Q, es endémica en Chile y está presente en perros, gatos, pájaros y animales silvestres en general, no obstante, en 2018 se presentó desde un principio la hipótesis de que se trataba de un brote originado en bovinos. Se puso como ejemplo lo sucedido en Holanda, pero no se dijo que ese brote se originó por ovinos, ni que el brote en Chile del año 1998 del que tanto se habló también tuvo que ver con estos animales”
, explicó Casanova.

El profesor de Biología y Ciencias, que además se encuentra cursando el segundo año del Magíster en Gestión en Salud, recordó que en enero de 2018, https://www.paislobo.cl/2018/01/alexis-casanova-sobre-fiebre-q-que-es.html, tres meses después de la declaración de estado de emergencia sanitaria para la zona por el posible brote nunca probado, que generó además una inédita prohibición para el desplazamiento de ganado entre regiones, exigió públicamente a todos los servicios “resultados concluyentes de la investigación sobre bacteria Coxiella Burnetti. Dije entonces que tenía serias dudas con la metodología que se aplicada. Por ejemplo, los casos sospechosos se obtenían a través de la revisión histórica de los casos de urgencia respiratoria de trabajadores agrícolas, es decir, agregaban casos retroactivamente y así, el caso que se había presentado como “0” dejó de pronto de serlo y el aumento de casos sospechosos de meses anteriores sólo vino a confundir más. Muchos se olvidan que en ese tiempo se daban reportes de contagios como vinimos a conocer ahora con el Coronavirus, con la diferencia que estaban mal hechos".

Casanova recordó que nunca se respondieron preguntas clave
“¿sobre qué base se podía plantear como una afirmación (ni siquiera como hipótesis) que se transmitió de bovino a humanos, sino había existido brote de la enfermedad en vacas? Sustentaron lo anterior en la búsqueda que se enfocó solamente a trabajadores agrícolas que desarrollaban sus actividades con bovinos y aún así encontraron 14 casos de personas que no trabajaban con animales. Todo esto, y lo dijimos hace ya tres años y medio, no hizo más que generar más dudas que certezas: hubo un apresuramiento en emitir juicios y tal como dije entonces, debemos preguntarnos seriamente hoy si nos encontramos en presencia de una nueva cepa de Coxiella Burnetti, ya que si la Fiebre Q es una patología zoonotica, nunca quedó claro por qué se habían presentado contagio entre pacientes humanos hospitalizados. ¿O es que en realidad siempre estuvimos en presencia de un virus? Sea como sea, esta vez el Ministerio de Salud no puede repetir el inaceptable bochorno de 2018. Si van a hablar de sospecha de Fiebre Q, deben partir por asumir que es muy que en 1999, un estudio realizado en cinco regiones presentó 70% de predios con animales reaccionantes a esta bacteria, mayoritariamente ovinos, y un 16% de prevalencia, sin que se registraran episodios como el de 2017-2018 y que, al parecer, se estaría repitiendo ahora. No se puede olvidar que luego de una enorme alarma pública, en 2018 todo terminó sin explicaciones creíbles respecto de qué es lo que había ocurrido en realidad”.


Fuente: Comunicaciones A. Casanova