Gen ko: el dueño de las Aguas

Gen ko: el dueño de las Aguas
Por Miguel Cheuqueman Vargas, Integrante del equipo técnico del convencional constituyente Adolfo Millabur Ñancuil. Territorio Kunko.


Clínica Alemana
En la cosmovisión de los mapuche existe un espíritu denominado “Gen ko”, que se podría traducir como “el dueño de las Aguas”, nombre que podríamos darle a varios empresarios de Chile, que legalmente son los dueños de este vital elemento en todo el territorio nacional.

Uno de los graves problemas de este país, sin duda, es la propiedad, la especulación y la distribución del agua, ya que como sabemos este vital elemento fue paulatinamente privatizado por el actual ordenamiento jurídico, conocido como “código del agua”, el más neoliberal del mundo. El aumento de la población, la deforestación, la introducción de nuevas especies exóticas, la desertificación de los terrenos, las extensas sequías y el cambio climático han generado que este vital elemento sea cada vez más escaso. Es necesario y urgente que en la nueva constitución se genere una profunda reflexión respecto al uso, distribución, almacenamiento y producción de esta, puesto que actualmente se ha llegado al sin sentido de empresarios con millones de litros de agua inscrita y miles de chilenos sin agua, para quienes solo hay políticas parches, como la distribución de agua en camiones aljibes en los sectores rurales y subsidio de pago de las cuentas de agua potable en las ciudades.

Para los mapuche el agua es parte integral de los espacios territoriales, para los campesinos es parte esencial para su vida cotidiana y trabajo, para la flora y fauna es algo imprescindible. Para mejorar la distribución, uso y producción de este vital elemento, hay que plantear una estratificación de los uso de agua en la constitución , por ejemplo, el consumo humano, el uso consuetudinario, trabajos silvoagropecuarios, industrial, ocio, conservación, la investigación científica y producción. Respecto al uso consuetudinario, este se vincularía a las primeras naciones indígenas y está estrechamente asociada a sus territorios tradicionales, formando parte integral de los denominados territorios especiales indígenas, donde se propone que el subsuelo, suelo, aguas corrientes, espejo de aguas, humedales, bofedales, turberas y cuencas hidrográficas sean parte integral del territorio y no puedan ser concesionadas a terceros externos, favoreciendo de esta manera el libre acceso a este elemento para la sobrevida de las costumbres de los y las integrante de las primeras naciones indígenas.

Creo que denominar el agua como un bien nacional de uso público es insuficiente, ya que de todas formas queda a la merced de las políticas públicas y a los gobernantes de turno; propongo que se establezca un estatus especial de derecho, denominado “Los derechos del Agua“, el cual poseerán todos los seres vivos por lo imprescindible que es para la vida que este elemento. Finalmente, creo que esta es la oportunidad de tomar decisiones realistas , concretas y con visión de futuro y re-organizar los territorios en torno a sus cuencas hidrográficas como unidad territorial básica y no respecto a la rentabilidad de tal o cual empresa o persona. Respecto a las forestales hay estudios científicos que la sitúan como un empresa altamente depredadora del agua disponible, por lo que se entiende que no es compatibles con la vida silvestre y por consiguiente con la especie humana , por ende es urgente cambiar el uso de suelo de estos terrenos con una mirada de futuro, porque sin papel se puede vivir, pero sin agua no.

Mañum

Encuentra a Paislobo Podcast en:
Apple Podcasts
Spotify
iHeart
Google Podcasts
Deezer