Fondos Mutuos no cobrados al cabo de 5 años serán traspasados a Bomberos

Bomberos
La propuesta cumplió esta semana su último trámite en el Congreso y quedó en condiciones de convertirse en ley, agregó el legislador por Los Ríos.

Fondos Mutuos que no hayan sido cobrados después de 5 años, podrán ser traspasados a Bomberos para ayudar a financiar su labor, anunció el diputado de la comisión de Gobierno Interior, Bernardo Berger.

Ello, luego que la sala de la Cámara Baja aprobara en su último trámite esta semana, un proyecto de ley que abre la puerta para que la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile pueda ser receptora de recursos acumulados en fondos mutuos, que no hayan sido cobrados al cabo de cinco años de transcurrido el plazo de la liquidación.

Clínica Alemana Osorno

Todos sabemos del trabajo abnegado que realiza Bomberos a lo largo de Chile, y por eso un grupo de parlamentarios entre los que me incluyo hemos venido presentando una serie de iniciativas para robustecerlos, facilitar su labor y allegar mayores recursos, y este proyecto va en esa línea abriendo la puerta para que los recursos ociosos en el sistema bancario, esos que quedan olvidados en las cuentas, puedan serle traspasados a la institución”, señaló Berger.

El parlamentario explicó, que si bien en esta etapa el proyecto refiere únicamente a los Fondos Mutuos, “es una idea que de resultar útil en la práctica, bien podría aplicarse a otro tipo de inversiones bancarias para apoyar la labor bomberil”.
Diputado Bernardo Berger
En lo sustancial, el proyecto establece que los dineros de fondos mutuos o fondos de inversión no cobrados por sus partícipes, dentro del plazo de 5 años desde la liquidación del fondo, se entregarán a la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, para que ésta los redistribuya entre los cuerpos del país.

Antes de ello, y transcurrido un año desde que éstos no fueron cobrados, la administradora deberá mantenerlos en depósitos a plazo reajustables. De ahí, se entregarán con sus respectivos reajustes e intereses a la institución.

Fuente: Salvatore Bellemo Filonzi.