Soberbia: el principal riesgo del poder

Marcelo Trivelli
Por Marcelo Trivelli, Fundación Semilla.

La soberbia es un sentimiento de superioridad respecto de otras personas, que puede provocar abuso, humillación o desprecio hacia ellas. La soberbia puede ser simplemente producto de la imaginación, pero la mayoría de las veces es por encontrarse en una posición de poder. Mientras mayor es la ambición de poder, más riesgo hay de que surjan conductas soberbias.

José de San Martín, en su lucha independentista y precursor de la institucionalidad de los países del sur de nuestro continente, solía decir: “La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”.

Cuánto hay de cierto en la célebre frase de San Martín cuando miramos la sociedad que hemos construido. No se trata sólo de mirar a nuestras autoridades formales, sino también comprobar en el día a día cómo la soberbia nubla nuestras relaciones.

La democracia entrega poder para servir al bien común y no para beneficio personal. Ejercer el poder siempre implica una responsabilidad, porque en el ejercicio del mismo otras personas se verán impactadas. No se trata de decir lo que se quiera, porque el lenguaje genera realidad, ni menos tener conductas arbitrarias o abusivas. Controlar la soberbia es un desafío permanente de la democracia.

Se dice que los medios de comunicación son el cuarto poder y, por ello, existe siempre la posibilidad de quienes tienen tribuna de tener conductas soberbias, creyendo que pueden decir lo que se les antoje, amparados en la libertad de expresión. Saber administrar el poder y la soberbia también es responsabilidad de los medios de comunicación.

Las redes sociales, en especial Twitter, son plataformas en que los egos y la soberbia intoxican nuestra sociedad. No sólo se utilizan para informar o comentar, sino también para destruir, desprestigiar y mentir. El poder de las redes sociales exacerba conductas antisociales y, desgraciadamente, sus algoritmos de difusión las potencian aún más. Llegará el día en que deberá existir mejor regulación si las empresas tecnológicas no son capaces de autorregularse.

El Presidente electo Gabriel Boric ha mostrado templanza y humildad, lo contrario a la soberbia. Ha bajado el nivel de polarización y se ha referido expresa y directamente en la necesidad de “no idealizar a nadie y en eso, por cierto, me incluyo”. Se necesita hacer pedagogía. No dar nada por sabido y ni pensar que chilenas y chilenos estamos preparados para asumir cuotas de poder, por muy pequeñas que estas sean.

La cultura republicana se ha ido perdiendo y la educación, centrada en pasar materias, no colabora en su recuperación. Tampoco se trata de reinstalar el ramo de “Educación Cívica”. El desafío consiste en que el sistema educacional permita instancias reales de experimentación y que se viva la participación, entendida como la nueva convivencia y ciudadanía.

El mejor antídoto para la soberbia es mirar nuestro entorno, a través de los ojos de los demás y no simplemente por medio de los ojos propios. Sólo así podremos ejercer la “miserable cuota de poder” que pudiéramos tener, con humildad y sin soberbia.


Fuente: eduardo.fernandez50@gmail.com

Clínica Alemana Osorno