Alta presencia de proteína y grasa en la leche hacen que un productor pueda recibir 65% más por cada litro

Alta presencia de proteína y grasa
Reportaje de Campo Sureño reveló que los criterios aplicados por las plantas procesadoras se traducen hoy en día en que un agricultor puede recibir $270 pesos por un litro de leche bajo en grasa y proteína (sólidos), mientras que otro puede llegar hasta los $445.

Antes de llegar a la góndola del Supermercado, el proceso de comercialización de la leche tiene una etapa previa cuyos códigos son poco conocidos por los consumidores: se trata de la forma como las procesadoras pagan a los productores de leche.

Así comienza un reportaje de la edición de hoy lunes de Campo Sureño, el cual establece que el impacto de los sólidos en el precio del litro de leche pagado a productor es cada vez más alto.

Hasta hace algunos años, el pago se ejecutaba de manera simple: un litro de leche por determinado precio, sin embargo, con el correr de los años, otras variables han ido irrumpiendo cada vez con más fuerza, además de los indicadores sanitarios, hasta llegar hoy a ser la dominadoras de la escena: se trata de los sólidos que contiene cada litro, es decir, cuánta grasa y proteína contiene la leche bovina, lo que resulta clave para producir quesos, y mantequillas, yogurt, cremas y también leche en polvo.

Existen razas de ganado lechero que entregan una mayor cantidad de sólidos por litro, como las Jersey o Kiwi Cross, de Nueva Zelandia, que conforman un alto porcentaje de las principales productoras de leche del país, como Manuka y Chilterra. Otros productores, sin embargo, optan por razas que se denominan de doble propósito, que les permite obtener precios aceptables por leche y también por kilo de carne.

El concepto de sólidos no es nuevo a nivel mundial y el pionero en este es Nueva Zelanda, que al ser uno de los mayores exportadores de leche del mundo, requería de un producto eficiente al ser deshidratado, es decir, convertido en leche polvo y de paso obtener otros productos con mayor valor agregado.

LÁCTEOS OSORNO

El reportaje señala que tras la Sentencia Número 7 del año 2004 que obligó a Soprole, Watt´s y Nestlé a publicar sus pautas cada vez que son modificadas, el mercado lácteo nacional ganó en transparencia. Este año, en el mes de enero, una planta de tamaño mediano, Lácteos Osorno, compañía que elabora más de 10 marcas de quesos y mantequillas que se comercializan en todo Chile a través de su matriz Distribuidora JA que se dedica a la distribución de alimentos, se sumó a esta práctica al ser la primera en publicar su pauta de precios sin estar legalmente obligado a ello. “Son tiempos en que los productores necesitan certezas para seguir apostando por la lechería y nuestra responsabilidad es entregarlas a través de la entrega de pautas transparentes donde, por supuesto, los sólidos cumplen un papel central”, explica Ignacio Merino, gerente general.

Lácteos Osorno utiliza como pauta de referencia a Soprole, empresa que fue pionera en el diseño de pautas que premiaban con más claridad los sólidos. Sobre ella, aplica un bono adicional de $10 pesos por litro y ajusta el bono para producción plana -es decir entrega estable en el año- a otros $45 por litro para a productores de menor tamaño, a quienes exige un menor volumen para que así puedan alcanzar el incentivo. Ambos conceptos son de gran interés para los productores medianos y pequeños, dado que para las productoras que se dedican fundamentalmente a quesos y mantequillas, los sólidos son el activo crítico.

El nuevo proceso de alza que mantiene el precio interno por debajo sobre el precio internacional lo inició Watt´s el 18 de enero, al establecer una pauta con un alza de $16 pesos por litro al productor más un aumento del precio de la grasa, adicional al base, a $1.450 por kilo. Esto se debe a que la sequía ha hecho escasear el producto. En la suma y la resta, al analizar los incentivos de las diferentes pautas, se puede establecer que hoy en día un productor promedio puede recibir $270 por un litro de leche que contenga cerca de 70 gramos de grasa más proteína, mientras que otro puede llegar hasta los $445 por litro para un productor con un nivel cercano a los 90 gramos de proteína más grasa, es decir, un 65% más sólo por este concepto.

El tema, sin embargo, no es sólo la importancia de los sólidos para la elaboración de determinados productos, que el precio internacional esté referido a la leche en polvo y a la sequía: hay también otros factores que afectan el precio como ser un descenso en la cantidad de productores, lo que explica por qué desde 2010 a la fecha, la producción se mantiene casi estancada en los 2 mil millones de litros, a pesar del aumento constante del consumo. En 2020, el Consorcio Lechero catastró 2.234 productores a nivel nacional, una cifra muy inferior a la que señalaba históricamente Odepa que los situaba por sobre los 6.000. Si se saca de la ecuación a la productora Manuka -la que más crece a nivel nacional- y a los cooperados de Colun, lo que queda claro es que hay una constante caída de la producción y la mantención estable de ella sólo se explica por dos actores que crecen.

Fuente:

Clínica Alemana Osorno