Instituciones Policiales no Militares

El Pleno de la Convención Constitucional aprobó el 09.05.2022, respecto a las instituciones policiales en Chile, por 110 votos a favor, 21 en contra y 16 abstenciones, el inciso primero del artículo 19, que establece que “las policías dependen del ministerio a cargo de la seguridad pública y son instituciones policiales, NO MILITARES, de carácter centralizado, con competencia en todo el territorio de Chile, y están destinadas para garantizar la seguridad pública, dar eficacia al derecho y resguardar los derechos fundamentales, en el marco de sus competencias".

También, se aprobaron los incisos que plantean que las policías deberán incorporar la perspectiva de género en el desempeño de sus funciones (inc. tercero); que son instituciones profesionales, jerarquizadas, disciplinadas, obedientes y no deliberantes (inc. cuarto); que estarán sujetos a controles en materia de probidad y transparencia (inc. quinto); y que el ingreso y formación será gratuito y no discriminatorio (inc. sexto).

No obstante, quedó descartado definitivamente del debate constitucional el artículo segundo, que señalaba que “las policías están constituidas única y exclusivamente por Carabineros de Chile y la Policía de Investigaciones”, por 95 votos a favor, 41 en contra y 14 abstenciones. ¿Podrían existir entonces otras policías, de acuerdo a los intereses políticos de algunos sectores, como en otros países?

En este sentido, es necesario recordar lo que señala el actual texto constitucional, que claramente da a conocer que: Las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública están integradas sólo por Carabineros e Investigaciones. Constituyen la fuerza pública y existen para dar eficacia al derecho, garantizar el orden público y la seguridad pública interior, en la forma que lo determinen sus respectivas leyes orgánicas. Dependen del Ministerio encargado de la Seguridad Pública. Las Fuerzas Armadas y Carabineros, como cuerpos armados, son esencialmente obedientes y no deliberantes. Las fuerzas dependientes de los Ministerios encargados de la Defensa Nacional y de la Seguridad Pública son, además, profesionales, jerarquizadas y disciplinadas.

Por su parte, la Ley Orgánica Constitucional de Carabineros Nro. 18.961 y sus modificaciones, señala que: Carabineros de Chile es una Institución policial técnica y de carácter militar, que integra la fuerza pública y existe para dar eficacia al derecho; su finalidad es garantizar y mantener el orden público y la seguridad pública interior en todo el territorio de la República y cumplir las demás funciones que le encomiendan la Constitución y la ley.

Dependerá directamente del Ministerio del Interior y Seguridad Pública y se vinculará administrativamente con éste a través de la Subsecretaría del Interior. Carabineros se relacionará con los Ministerios, Delegaciones Presidenciales Regionales, Delegaciones Presidenciales Provinciales y demás autoridades Regionales, Provinciales o Comunales, por intermedio de la Dirección General, Altas Reparticiones, Reparticiones y Unidades, según corresponda. Derivado de las particulares exigencias que imponen la función policial y la carrera profesional, los organismos y el personal que las desarrollan, así como sus institutos de formación profesional, se ajustarán a normas jurisdiccionales, disciplinarias y administrativas que se establecen en la legislación respectiva.

Por su parte, el Reglamento Nro. 1 de Organización de Carabineros de Chile, en sus Artículos 1 y 2, establece que: Artículo 1º; Carabineros de Chile es una Institución policial, profesional, técnica y de carácter militar, cuya finalidad básica es la vigilancia y el mantenimiento de la seguridad y orden público en todo el territorio de la República. Sus funciones específicas son aquellas que se determinan en la Constitución y en las leyes. Artículo 2º; Para el cumplimiento de sus objetivos, Carabineros de Chile ejerce los siguientes roles: Preventivo, de Control de Orden Público, Educativo, de Comodidad Pública, de Solidaridad Social y de Integración Nacional. Se suma a estos roles en la actualidad, el Investigativo.

Que se señale específicamente en el borrador del nuevo texto constitucional, el cual será votado el 4 de Septiembre del 2022 en el plebiscito de salida, que la Institución es de CARÁCTER NO MILITAR, se aleja completamente de su fundamento y objetivo de carácter nacional, ya que al parecer los constituyentes, actuando más que por objetividad racional lo hacen por ideologías de distinta índole, olvidaron situaciones cruciales, que hacen necesario mantener el señalado carácter:

El carácter militar es aquella impronta que regula y condiciona las relaciones al interior de la Institución, otorgándole sellos de continuidad, homogeneidad y unidad de criterio, propios de las instituciones alejadas y ajenas de la contingencia y vicisitudes que siempre presentan las dinámicas políticas y sociales de los países. Esta condición es el aval que tienen los gobiernos y en especial la ciudadanía, pues la Institución estará siempre al margen de los vaivenes de dichas dinámicas, en un marco de imparcialidad, trascendencia y estabilidad que el cumplimiento de su misión constitucional exige. A su vez, forma parte de la identidad de Carabineros de Chile y acompaña a la Institución desde su fundación, transformándose en una característica de su sello distintivo que, a través del tiempo, le ha dado cohesión y estabilidad. En tanto, la fortaleza de este arraigo es un capital que solamente beneficia a la comunidad que Carabineros de Chile está llamado a servir.

En tal sentido, el carácter militar forma parte indisoluble de los elementos que permitieron construir la solidez de una Institución, que supo trascender y consolidarse gracias a su labor a nivel nacional, desde el norte al extremo sur y desde mar a cordillera. Es compatible, se complementa y cobra sentido con las demás características que la propia Constitución le otorga a Carabineros de Chile, que son la obediencia y no deliberancia.

Con ello, asegura su absoluta dependencia y subordinación al poder legítimamente constituido de las autoridades, que recibieron dicho mandato de la ciudadanía, enfatizando la imparcialidad y el interés general. Ese es el compromiso que deben reiterar y asumir todos los Carabineros. Reconocer el trascendente valor que la disciplina de carácter militar confiere a la Institución. Hoy, es más necesario que nunca practicar, fomentar y exigir las formalidades implícitas en dicha condición que son relevantes de la formación de todo Carabinero. Aminorar la importancia de esta naturaleza implica desconocer uno de los principales pilares que emana de la historia, ya que, en ella está el legado de tantas instituciones que hicieron de ésta una sólida fortaleza, donde encontramos un nuevo sentido a valores como: lealtad, servicio público, compromiso, bien común y patriotismo.

Uno de los elementos que identifica el carácter militar de Carabineros de Chile, fuera de su disciplina, obediencia, no deliberancia y jerarquía, sin duda es su uniforme, que conglomera las características señaladas, le da unidad, lo identifica y representa no solamente dentro del territorio nacional, sino también fuera de Chile, lo que sumado a su formación, instrucción y formalidades, hacen que se distinga entre otras instituciones y con una fuerza destacables, para mantener el estado de derecho vulnerado, que se evidencia en estos días.

El uniforme en Carabineros de Chile y su carácter militar, tiene un simbolismo que va más allá del sentido práctico que requiere cualquier institución policial, para ser reconocida y distinguida en su rol de seguridad y orden público dentro de la comunidad.

Si bien, toda organización debe adaptarse en el tiempo a los cambios de los escenarios presentes y futuros, en lo que está avanzando Carabineros de Chile con su proceso de modernización; las vapuleadas palabras como refundación, no militarización y carácter civil, es un signo de incoherencia total, respecto de lo que realmente requiere la ciudadanía, que no es otra cosa, que la paz, tranquilidad, bajar los índices de temor, disminuir la inseguridad y por sobre todo, asegurar dentro de lo posible, que se viva en ambientes sanos y bajos en riesgos, privilegiando el bien común y el interés general por sobre el particular.

De este modo, las demandas ciudadanas que impulsaron el proceso constitucional, seguridad, salud, educación, pensiones, derechos sociales, unidad, igualdad, propiedad, justicia y mejoramiento de los niveles de vida, pasaron a un plano ideológico menor, bajo intereses político partidistas, sin escuchar los reales requerimientos, inclusive, aprovechando la oportunidad de destruir a instituciones que son fundamentales para la nación y que por cierto, muchos de los que antes la denostaron, hoy recurren e ella, para tratar de controlar lo que ellos mismos incitaron, como el desorden, la intolerancia y violencia.

De este modo, ¿qué temor tienen en el verde uniforme, en su carácter militar y en la disciplina, obediencia y el no deliberar? ¿Qué nerviosismo les causa tener a instituciones encargadas de resguardar la seguridad y orden público a nivel nacional? ¿Qué intranquilidad les causa, la presencia de aquellos que, pese a todo, están dando la cara para mantener el estado de derecho en el país?

No solamente, con el hecho de haber aprobado la norma de quitar el carácter militar a Carabineros, ustedes pueden estar seguros que la Institución se doblegará frente a sus intereses. Somos muchos más quienes nos la jugamos, para que el devenir de nuestra patria, esté sustentado en una cultura cívica de respeto y tolerancia, que va más lejos que simples pensamientos ideológicos que esconden intereses personales.

Detrás de cada Carabinero, existen familias y chilenos de bien, que, con este tipo de normas, cada vez estamos más seguros, que un proceso como el que ustedes llevan, pierde legitimidad cada día. La falta de cordura por aquellos reales intereses de los ciudadanos pasó a un segundo plano. La falta de tolerancia impactó en sus decisiones. La ausencia de solidaridad, se apartó de lo que quiere el país.

Pero a diferencia de ustedes, Carabineros de Chile, día a día, sigue trabajando sin claudicar, en beneficio de los demás, pese a la soberbia de aquellos que los quieren disminuir a su mínima expresión.

Cuando tengan una Institución Policial como ustedes pretenden, con derecho a huelga, horas extras, domingos ley, paralización, demandas laborales, exigencias de aumentos salariales, 40 horas semanales, entre otros aspectos, se acordarán de la obediencia y no deliberancia, jerarquía y carácter militar, al ver amenazada su propia integridad, o la dosis de poder que les entregan un cargo, posición o estatus.

Queremos una Institución moderna, que realice los cambios en conjunto con la ciudadanía, adaptándose a los nuevos tiempos, uniformada, con un sello nacional, con una doctrina sólida, con quienes se sientan identificados los chilenos, que pueda ejercer su función con el respaldo de los gobernantes y gobernados, de jueces y fiscales, de autoridades regionales, provinciales y comunales, ya que solamente así, podremos lograr la tranquilidad que todos esperamos.

Mis respetos a la Institución del Verde uniforme, jerarquizada, disciplinada, obediente, no deliberante y de carácter militar, que es Carabineros de Chile.

Gustavo Harcha Andrade
Coronel de Carabineros en Retiro
Magister en Pedagogía Universitaria

Fuente: Gustavo Harcha Andrade gustavo.harcha@gmail.com

Clínica Alemana Osorno