Hockey y Básquet: deportes que rugen

La bicampeona del mundo y legendaria capitana de Las Leonas, cumplió 45 años y el resto de los mortales rendimos pleitesía.

Ícono inexpugnable de la historia del jockey argentino, Lucha continúa dando que hablar en los medios con su espectacular vitalidad y jovialidad.

Una carrera transitada con infinitos méritos que quedará para siempre en la retina de los fanáticos del deporte y en los que conservan en la retina el sentido estético de la vida y la disciplina dentro y fuera de una cancha.

En la actualidad, la leona disfruta la maternidad dejando intactos los corazones de la manada que mantiene el entusiasmo de verla, aunque sea, como entrenadora en algún momento.

¿Hockey y Baloncesto deportes que mantienen la presión hasta el último momento?

Liderazgos


Un 10 de agosto de 1977 nacía Luciana Paula Aymar en Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina, nombrada mejor jugadora del mundo ocho veces.

Lucha exhibe en la vitrina popular del hockey cuatro medallas olímpicas –dos de plata: Sidney 2000 y Londres 2012- y dos de bronce –Atenas 2004 y Pekín en 2008-, asimismo, dos trofeos mundiales, edición 2002 y 2010.

Lucha alcanzó enorme popularidad en el siglo XXI a base de disciplina y continuo entrenamiento junto a sus damas leonas, en un período donde el hockey era solamente reconocido en el viejo continente. Su figura adquirió resonancia internacional dentro del feminismo a nivel global.

Desde la cuna


Los pasos inaugurales de Aymar en el deporte fueron en el Club Fisherton de su ciudad natal, Rosario. Seis años después, Luciana pasaría al Jockey Club.

Posteriormente, integró el plantel Sub-21 del combinado albiceleste en un apoyo emocional fundamental para su despliegue de confianza en el terreno.

Se alzó con el oro en el Panamericano de Santiago de Chile y el bronce en el Mundial de Corea del Sur, respectivamente en el año 97.

Tras adquirir estos logros, su sueño de formar el seleccionado mayor no tardó en demorarse y plasmarse. Apenas con 21 años, Lucha tuvo sus primeros roces al frente de Las Leonas, saliendo en cuarta posición en el Mundial de Países Bajos en la localidad de Utrecht.

Previo a su última intervención en los Juegos Olímpicos llevados a cabo en el Reino Unido, la rosarina conquistó Atenas 2004 con medalla de bronce y Beijing 2008, al igual que Londres 2012 con medalla plateada.

Sueño dorado hecho realidad


El primer obstáculo para tocar el cielo con las manos y ganar el trofeo mundial, sucedió en Sídney 2000, cuando una derrota opaco la felicidad absoluta del conjunto femenino y Las Leonas se colgaron la presea de Plata en el pecho.

Este episodio renovó las ilusiones de las atletas para competir en Australia, ciudad de Perth, para abalanzarse con las garras afiladas sobre el mundial. Bajo la conducción técnica de Sergio Vigil, las hockistas dieron la vuelta al mundo alzándose con el máximo galardón a nivel internacional de hockey.

Una hazaña sin precedentes que ponía vencedora a la Argentina sobre Países Bajos en una definición desde el punto de los penales. Retazos de almas colmadas de emoción que verían, por primera vez en la historia, un equipo sudamericano femenino salir airoso en un mundial. Por su brillante y pareja actuación en toda la competencia, Luciana “la maga” Aymar, fue elegida la mejor jugadora del certamen.

Apenas cuatro años más tarde, con un presente cubierto de glorias, Argentina subiría nuevamente al podio de lo más alto. Por segunda vez, Las Leonas corearían su campeonato mundial en la entrañable ciudad de Rosario. Nuevamente, Argentina detendría la marcha del combinado anaranjado en la fase final.

Los últimos parpadeos NBA


Una de las grandes leyendas partió a los 88 años para guiar a las nuevas generaciones favoritas.

Bill Rusell tomó el fulgor de un cometa en el cielo de las estrellas más rutilantes del tablero de apuestas nba. La camiseta 6 flamea desde lo alto con el incansable talento de los Boston Celtics, quienes, entre la temporada 57 y 69 han triunfado 11 veces en la NBA.

Un comisionado de la NBA tiene el anhelo de retirar el número 6 de las camisetas en honor a Bill, inmenso promotor de los derechos civiles en los Estados Unidos. Por ejemplo, para reivindicar al gran Michael Jordan, actualmente, hay unanimidad de criterio en no entregar la mención que lleva su nombre con el número 23 del histórico jugador.

Rusell apoyó los ideales de Martin Luther King y se pronunció en contra de las posturas más antirracistas. En 1961, Bill se negó a intervenir en un juego para causar la reflexión generalizada del público presente sobre la discriminación en el básquet y en todos los deportes practicados en el mundo.

Rusell llegó a 12 finales de NBA a fuerza de arte y sacrificio durante su carrera, en cinco ocasiones fue MVP y también cosechó 12 veces All-Star, con un promedio general de 22.5 rebotes por partido a lo largo de su carrera. Desde 1975 ocupa el prestigioso Salón de Fama NBA.

Fuente: Agencia MI

Siguiente Anterior