Exitosa cirugía de instalación de endoprótesis en paciente grave

  • Una exitosa intervención de carácter de urgencia se realizó en Clínica Alemana Osorno, a una paciente de 71 años de edad, trasladada desde la localidad de Castro, tras sufrir una disección aórtica tipo B con un hematoma intramural.

  • El equipo médico liderado por el doctor José Manuel Ramírez Torrealba, cirujano vascular y endovascular, realizó la instalación de una endoprótesis en la aorta torácica en toda su extensión. ¿En qué consistió la intervención?

Todos los vasos sanguíneos del cuerpo humano se componen de tres capas. En el caso de las disecciones, “la capa más interna del vaso se separa, es decir se despega del resto de capas y empieza a formar un espacio falso, por donde la sangre muchas veces no circula de manera adecuada. Esta condición de salud puede tener consecuencias gravísimas para los pacientes”, explicó el doctor José Manuel Ramírez Torrealba, cirujano vascular y endovascular de Clínica Alemana Osorno.

La paciente, de 71 años de edad, presentaba tres patologías graves:

  • Disección aórtica tipo B
  • Hematoma intramural aórtico tipo B
  • Aneurisma de aorta infrarrenal con indicación quirúrgica

La situación se volvió crítica cuando el equipo médico que atendía a la paciente en estado de gravedad se dio cuenta de los síntomas de una rotura inminente de la aorta, ya que presentaba “dolor torácico persistente sumado al hallazgo de imágenes compatibles con sangrado hacia el tórax, que 48 horas antes no se encontraban en los scanner que tenía la paciente”, explicó el doctor Ramírez.

Cirugía de dos tiempos


Ante el estado crítico de la paciente, el equipo médico se propuso realizar una “cirugía de dos tiempos”. Esto porque la “aneurisma, a pesar de su gravedad, no tenía signos de complicación, en cambio la aorta torácica sí”, planteó Ramírez.

“Lo que hicimos fue una cirugía T-VAR (reparación endovascular torácica aórtica). La idea fue colocar una prótesis, pegándola bien cercana a la arteria subclavia para proteger tanto la irrigación del brazo izquierdo, como la irrigación de la médula espinal”, señaló el cirujano vascular.

Ante tal escenario, el equipo médico optó por cubrir la aorta completa hasta “sobre la salida del tronco celíaco (que nutre al estómago, el bazo y el hígado) y con ello aumentar las posibilidades de cerrar el sitio donde se encontraba la puerta de entrada a la disección. Esto debido a que le disección, además, comprometía la aorta abdominal hasta las arterias ilíacas y significaba un deterioro de la perfusión de los riñones, se agregó también un stent de disección, lo que se conoce como técnica de Petticoat”.

¿En qué consiste la técnica Petticoat?

El stent que se desplegó en la aorta toracoabdominal es una malla que está cubierta de una tela, de modo que la sangre se ve obligada a viajar por el interior de la prótesis.

El stent de disección no está cubierto, es decir es una malla de un material metálico que sólo cumple la función de intentar devolver la capa que se separó a su ubicación original, pero con el beneficio que al no tener tela deja pasar sangre para que fluya ésta a través de los vasos viscerales que nutren los órganos de abdomen.

Si dichos vasos se tapan, los órganos abdominales (riñones, hígado, intestinos y otros) dejarían de recibir sangre y con ello se desencadenaría una complicación catastrófica.

Debido a la gravedad de la paciente y a la compleja ubicación de la disección, se tuvo que monitorear “la presión de la médula espinal, ya que como había que cubrir tanta aorta, existía un riesgo de que la irrigación de la médula también se pudiera comprometer y eso se puede controlar manejando presiones del líquido cefalorraquídeo” explicó el cirujano.

La paciente evolucionó satisfactoriamente y actualmente se encuentra en su domicilio y a la espera de su segunda cirugía, la cual se realizará en aproximadamente dos meses más, “una vez que haya pasado la etapa aguda y que el stent haya alcanzado su mayor efecto”, señaló el doctor José Manuel Ramírez Torrealba, quien enfatizó además que, ante la urgencia del caso, los obligó a tomar decisiones rápidas para poder resolver la situación, antes de lo presupuestado.

¿Por qué se produce una disección aórtica?

Estas se producen en pacientes que tienen algunas patologías crónicas de base que lo generan como son:

  • Arterias enfermas con ateroesclerosis
  • Hipertensos de mal control
  • Fumadores
  • Otros

Todos los pacientes que presentan estos antecedentes tienen riesgo desde el punto de vista cardiovascular y, por ende, es el grupo donde se producen la mayor cantidad de pacientes con disecciones.

Para que se produzca una disección, la persona debe tener una pequeña lesión en el endotelio (capa más íntima de la arteria).

Esta lesión que se genera principalmente por el efecto nocivo del tabaco y de las placas de grasa en el vaso, por efecto de un alza de presión pueden llegar a transformarse en un orificio inmenso, a través del cual, la sangre puede conducirse por un falso camino en vez de continuar por el que le corresponde.

Fuente: rvaldes@bfloow.com

Siguiente Anterior
*********