¿Sangras al cepillar tus dientes?

Las encías son un tejido blando muy importante que ayuda a proteger al hueso que mantiene el diente en su lugar y la presencia de sangre en ellas, al cepillar los dientes o al morder algo duro, por ejemplo una manzana, puede ser indicio de un problema de salud bucal, el cual se presentaría por la acumulación de placa bacteriana.

“El sangrado de encías, aún cuando se presente en pequeñas cantidades y sin molestias o dolor, no es normal”, informa la Odontóloga de la Universidad de Chile, Especialista en Implantología y Rehabilitación Oral, Dra. Elisa Cartes Bustos, argumentando que cuando la placa bacteriana no es removida, se convierte en un depósito sólido, que se denomina sarro o cálculo y “puede causar irritación a las encías, dando paso a síntomas visibles como enrojecimiento, inflamación, sangrado, mal aliento y, eventualmente en el tiempo, incluso retracción de las encías”.

El principal signo a tener en cuenta frente a un problema a las encías, “es cualquier rastro de sangre al cepillar los dientes o utilizar hilo dental, puesto que una encía sana no sangra, independiente si existe o no dolor asociado. Importante también, es ver el color de las encías, ya que éstas debieran ser rosadas y firmes, no rojas o inflamadas”, argumenta la profesional.

Estos signos son la evidencia de que tenemos un problema en nuestras encías, informa la Dra. Elisa Cartes, lo que, en situaciones extremas y sin los cuidados apropiados puede llevar al desarrollo de periodontitis e incluso pérdida de piezas dentales.

Por otro lado, comenta la odontóloga, “existen estados biológicos como el embarazo que favorecen la inflamación de las encías, los cuales requieren de un mayor control y utilizar coadyuvantes específicos como una buena crema dental, como por ejemplo Parodontax, que está especialmente diseñada para ayudar a prevenir el sangrado de encías”, informa la experta de la U. de Chile.

Para evitar este tipo de situaciones y tener encías saludables, la profesional aconseja:

· Cepillar los dientes dos veces al día, todos los días, después de cada comida con una técnica de cepillado adecuada. Utilizar cepillo de dientes con una cabeza pequeña y cerdas suaves y redondas.

· Utilizar seda dental o cepillos interdentales para remover la placa bacteriana de las áreas difíciles, como entre los dientes.

· Visitar al odontólogo regularmente, al menos 2 veces por año.


Fuente:
Benjamín Canales - bcanales@mgconsulting.cl
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario