22 Universidades Regionales del CRUCh expresan su rechazo a Proyecto de Norma Técnica presentado por el MINSAL

En febrero de este año, el Ministerio de Salud sometió a consulta pública - a través de su página web -, una propuesta sobre “Norma Técnica que regula la relación asistencial-docente y establece el proceso de asignación de campos clínicos y sus respectivos campos de formación profesional y técnicos de pregrado”. Dicha propuesta, a juicio de las universidades regionales del Consejo de Rectores, además de mantener las limitaciones de la norma técnica anterior, presentaba dos grandes problemas:

Primero, se elaboró sin la participación de las Universidades Regionales, quienes han realizado una histórica contribución al desarrollo de la medicina en nuestro país; construyendo facultades y escuelas para formar a miles de profesionales y especialistas, han hecho investigación y extensión y han mejorado la calidad de vida de la población, en particular en zonas extremas y rurales.

Segundo, el plazo de consulta –febrero y marzo- daba escasa oportunidad a las universidades de participar, considerando el receso universitario de febrero y el inicio del año académico de marzo.

La Agrupación de Universidades Regionales de Chile, convocó a directivos y especialistas de sus Facultades de Medicina y Ciencias de la Salud para intentar un diálogo con representantes del MINSAL. Básicamente, solicitaban mayor plazo para analizar la norma y subsanar los problemas de la anterior regulación.

Frente a la imposibilidad de extender el periodo de consulta –cerrado el 3 de abril- e integrar a estas instituciones en la redacción de la nueva propuesta, las 22 universidades regionales del CRUCh decidieron hacer una declaración pública donde exponen su posición y solicitan un nuevo proceso de diálogo efectivamente participativo.

Sintetizando, la molestia de las casas de estudios regionales se funda en que:

1. Se desconoce que la formación de profesionales es un esfuerzo conjunto MINSAL – MINEDUC e Instituciones de Educación Superior.

2. Se ignora el aporte histórico y actual de las universidades regionales del CRUCh en el desarrollo de la salud y en mejorar la calidad de vida de la población de todo el territorio nacional.

3. La asignación de campos clínicos ha ido crecientemente dependiendo de decisiones personales que subvaloran la calidad y trayectoria de las instituciones - como la acreditación -, y privilegian la capacidad de retribución económica, competencia desigual que afecta en particular a las universidades regionales.

4. Entrega facultades a las autoridades para evaluar aspectos sustantivos de los programas de desarrollo curricular, afectando la autonomía de las instituciones y sus proyectos formativos.


Fuente:
loreto.bustos@ulagos.cl
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario