La Superintendencia de Educación fiscalizará a jardines infantiles y salas cuna

La Intendenta de Educación Parvularia Priscila Corsi Cáceres, visitó este martes el jardín infantil y sala cuna “Flores del Valle” de Junji en Puerto Montt, junto a las autoridades regionales de la Superintendencia de Educación, Junji, Integra y el Departamento Provincial de Educación, con el objetivo de dar a conocer las nuevas funciones de la Superintendencia de Educación, que desde el 1 de marzo de este año amplió sus atribuciones de recepción de denuncias, fiscalización y sancionatorias, a los jardines infantiles y salas cuna, tanto públicos como privados.

“En el contexto de la Reforma Educacional que ya está en marcha, se ha iniciado esta reforma con la educación parvularia, generando aparte de la cobertura como vemos en estos jardines infantiles, también una nueva institucionalidad que apuesta a la calidad y que generó una Subsecretaría de Educación Parvularia y también la Intendencia, que está al interior de la Superintendencia de Educación. Y nosotros lo que estamos haciendo como instancia técnica es orientar a los equipos de la Superintendencia para que fiscalicen el nivel, que lo están haciendo a contar del 1 de marzo de este año”, recalcó la Intendenta.

Junto con esto, Corsi añadió que “estamos abocados a que los establecimientos educacionales cumplan la normativa esencial y mínima que garantice el bienestar integral de los niños y niñas como sujetos de derechos y que por tato contribuyan a esas experiencias de aprendizaje que son significativas”.

Con este cambio en la legislación, la facultad fiscalizadora de la Superintendencia de Educación se ejerce sobre todos los establecimientos de educación parvularia del país y Junji deja las funciones de supervigilancia y empadronamiento que tenía hasta el 28 de febrero de 2017, quedando solo con la atribución de otorgar Autorización Normativa a aquellos establecimientos de sostenedores privados que la soliciten, hasta la publicación del reglamento de la Autorización de Funcionamiento (prevista para julio de 2017).

Así lo señaló el Director Regional de Junji, Sergio Uribe, quien dijo que “nuestra institución Junji por años había sido juez y parte, ya que por un lado entregaba el servicio y por otro lado hacia funciones de supervigilancia dentro de los jardines infantiles de la propia institución y también hacia otros jardines de carácter Vía Transferencia de Fondos o particulares. Con la creación de la intendencia lo que hace nuestra institución es dedicarse a la provisión del servicio y que este servicio sea de calidad y le deja a la Superintendencia de Educación la fiscalización”.

El Director Regional de la Superintendencia de Educación Víctor Reyes explicó que “hemos recibido 12 denuncias de este nivel educativo, de las cuales dos ya están derivadas a fiscalización y las otras en tramitación, esto demuestra que el ejercicio de la facultad fiscalizadora tal como lo señala la Intendenta ya comenzó a desarrollarse y las personas y comunidades educativas que sientan que sus derechos en esta materia están vulnerados, pueden acudir a la Superintendencia y hacer su denuncia en forma presencial o a través de la plataforma en el sitio web de la institución. Para nosotros es una actividad que se suma a la que ya veníamos desarrollando en fiscalización de establecimientos escolares y justo hoy estamos en un proceso de capacitación al equipo regional y mañana a sostenedores de modo tal que todos vayan informándose de la normativa para el buen funcionamiento de establecimientos de educación parvularia”, puntualizó.

Por su parte, César Gallardo, Director Provincial de Educación manifestó que “esta nueva política de educación parvularia tiene un componente asociado a la calidad y en ese plano el Ministerio tiene como prioridad generar las condiciones profesionales y técnicas, tanto del personal directivo, docentes y asistente de la educación”.

La Superintendencia de Educación dictó una circular normativa para el nivel, con el marco regulatorio que aplica a todos los establecimientos de educación parvularia, tanto que reciban o no para su funcionamiento aportes del Estado, que no posean reconocimiento oficial ni autorización de funcionamiento, y que hayan comenzado a funcionar antes del 1 de enero de 2017.


Fuente: 
Martina Constanza De la Fuente Rivas
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario