¿Eres ansioso?: Fíjate en qué comer para evitarlo

La ansiedad puede afectar diversos aspectos de la vida cotidiana, uno de ellos es la alimentación, la cual puede sufrir muchas modificaciones que son poco saludables y que finalmente pueden contribuir a generar aún más ansiedad. El círculo vicioso que se produce entre ésta y alimentarse de forma incorrecta puede ser modificado haciendo pequeños cambios en los hábitos, como eligiendo productos que contribuyen a mejorar nuestro estado anímico, hidratándose de forma correcta y comiendo en los horarios correspondientes.

Según explica María Fernanda Jara, nutricionista de DailyFoods, empresa de alimentación saludable; no sólo con estos cambios uno puede satisfacer la ansiedad, sino que es importante tener horarios establecidos para cada comida y no dejar pasar las colaciones.

“No sólo nuestra alimentación puede afectar nuestro ánimo sino que también cuando comemos durante el día. Saltarse comidas puede aumentar la sensación de ansiedad, por lo tanto consumir porciones adecuadas durante todo el transcurso de la jornada es muy importante”, explica la experta.

“Algunas dietas de moda se caracterizan por eliminar grupos enteros de alimentos. Esto puede afectar de forma negativa directamente a nuestra salud mental, ya que los nutrientes que necesitamos para nuestro bienestar provienen de diversas fuentes de alimentos. La clave es mantener una dieta equilibrada y variada”, agrega.

Así como existen alimentos que ayudan a reducir la ansiedad también hay algunos que pueden ser perjudiciales y que hay que evitar. Por ejemplo, el café y las bebidas energéticas, ya que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso y puede provocar un aumento de las pulsaciones y la temperatura corporal, aumentado así sensaciones negativas para personas que sufren de ansiedad. El alcohol es otra bebida que estas personas deben tener cuidado al consumir, debido a que causa cambios bruscos en la glicemia y provoca deshidratación.

¿Qué debe consumir una persona ansiosa?

➔ Ácidos grasos omega 3: Un estudio de la Ohio StateUniversity muestra que el omega 3 es especialmente bueno al momento de reducir síntomas de ansiedad ya que este ácido graso es muy importante para el funcionamiento cerebral. Lo podemos encontrar en pescados grasos como el salmón, en semillas como la linaza y la chía, y también en las nueces.

➔ Probióticos: Las bacterias presentes en nuestro intestino (microbiota) son necesarias para la producción de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, por lo tanto tener un intestino sano se relaciona con nuestro bienestar. Las bebidas lácteas con probióticos son una buena alternativa para incorporar a nuestra dieta, estos se deben consumir diariamente para obtener los beneficios.

➔ Agua: Un estudio de la Universidad de Connecticut señala que incluso la deshidratación leve puede afectar negativamente nuestro ánimo. Es importante consumir agua durante toda la jornada y no esperar a sentir sed porque esta ya es una señal de que estamos deshidratados.

➔ Antioxidantes: Estas sustancias pueden ayudar a calmar la ansiedad ya que por sus propiedades nos protegen de la inflamación, la cual puede afectar la producción de neurotransmisores. Una alimentación que incluya frutas, verduras, frutos secos y legumbres asegura la incorporación de sustancias antioxidantes como son las vitaminas A, C y E, y minerales como el selenio y el zinc.

➔ Magnesio: Estudios han demostrado que una dieta baja en magnesio se asocia a un comportamiento ansioso, ya que reduce los niveles de serotonina en nuestro organismo. Es posible encontrar este micronutriente en alimentos como los huevos, vegetales verdes, legumbres, frutos secos, semillas y palta.

➔ Triptófano: Este aminoácido es el precursor de la serotonina y se encuentra en variados alimentos de origen animal y vegetal (carnes, huevos, frutos secos, semilla y legumbres).

➔ Vitamina B: El consumo de vitamina B tiene efectos sobre nuestro sistema nervioso y deficiencias en su consumo se asocian a la ansiedad. Son varias vitaminas que forman el complejo de la vitamina B por lo tanto una alimentación variada y equilibrada asegura su incorporación a nuestro organismo.

➔ Té de hierbas: Consumir infusiones de hierbas como la manzanilla, la melisa y la pasionaria ayudan a reducir la sensación de ansiedad. Además de su efecto tranquilizador, ayudan a mantenernos hidratados.


Fuente: Ignacia Romero

Compartir en Google Plus