Columna: Repensemos el periodismo chileno…

Por: Cristina Añasco Hinostroza 
Presidenta Colegio Periodistas Osorno

206 años de prensa en nuestro país, significan más de dos siglos de presencia en el acontecer diario, en la creación o recreación de imaginarios locales propios de la pluma de cada periodista que siente como algo fundamental de su trabajo el desarrollo de una historia, la denuncia de un hecho injusto, el seguimiento de procesos que muchas veces se intentan silenciar (muchos de ellos dolorosos), la búsqueda de relatos inéditos y dignos de ser plasmados en un medio de comunicación. Pero también por una necesidad humana de relatar o comunicar un hecho que cautive la atención del lector, auditor o cibernauta.

Para nosotros como Periodistas, recordar la fundación de la Aurora de Chile y el valiente trabajo de Fray Camilo Henríquez son símbolos de la incansable búsqueda de la verdad, la cual muchas veces mal interpretada ha sido también una simple muestra de lo débil de nuestra formación política como ciudadanos y ciudadanas de este país; esto, porque habitualmente no investigamos a fondo sobre lo que se nos está presentando como antecedentes y tendemos a creer todo lo que se nos dice. El Periodista investiga y da a conocer, lo demás queda a merced de quien recibe los hechos y es por esto que debemos insistir en la formación cívica de los ciudadanos de este país, para que puedan establecer sus propios juicios de valor.

El Periodismo ha sido un instrumento para la construcción de un país autónomo, que cuenta su propia historia, también para apoyar procesos democráticos y para denunciar hechos que han atentado contra los derechos humanos. Por otro lado, ha sido cómplice de muchas atrocidades ocurridas en Chile. Estamos claros de ello y nos hacemos cargo. Por ende, sabemos que el Periodismo ha servido, así como tantas otras profesiones, a la atomización del pueblo, el cual hoy ve al periodista como alguien que goza con la sobreexposición de la vida privada, un ser sin pudor, límites ni moral, en definitiva, alejado del humanismo propio de nuestra formación. Por supuesto, hemos sido instrumentalizados para la sociedad del consumo.

En este día, queremos invitar a repensar el Periodismo, a comprender la importancia que este ha tenido para mejorar la sociedad, para masificar historias, investigaciones o sucesos, con el simple y necesario argumento de la democratización de la comunicación. El Periodismo es educación, y por tanto, un elemento fundamental para lograr ser una sociedad evolucionada en todos los ámbitos. Quienes queremos y respetamos el Periodismo, jamás descansaremos, creemos que es momento de dignificarlo pues nuestra profesión está al servicio de la ciudadanía.




Compartir en Google Plus