Tribunal Constitucional cierra causa de desafuero contra diputado Fidel Espinoza

En una clara y contundente sentencia, se estableció que las acusaciones de la abogada Orietta Llauca contra el parlamentario no tienen mérito y que, por ende, el legislador socialista actuó en el marco de sus acciones fiscalizadoras.

Con profunda tranquilidad tomó hoy el diputado PS Fidel Espinoza la sentencia del Tribunal Constitucional, que rechazó el recurso de apelación y desestimó de manera definitiva la querella por injurias y calumnias que interpuso en su contra la abogada Orietta Llauca.

En 2017, el parlamentario sostuvo durante una reunión con vecinos de la comunidad de Francke, en Osorno, que podrían haber sido engañados por Llauca, pues les cobró 5 millones de pesos, que fueron depositados en la cuenta del esposo de la profesional sin boleta de honorarios, por tomar la representación de una causa prescrita que data de hace más de 25 años.

"El Tribunal Constitucional ha dictado una sentencia ejemplar, resguardando mi labor fiscalizadora. Nunca una querella en mi contra me amedrentará para que siga haciendo lo que siempre he efectuado desde que llegué al Parlamento: defender los derechos de la gente cuando estos son atropellados", sostuvo Espinoza.

El parlamentario socialista agregó que "no me gustan los atropellos, ni que algunas personas abusen de la gente. Nuestra oficina parlamentaria siempre será un espacio abierto para escuchar a las personas y defenderlas, tal como lo hicimos con estas 168 familias de la población Francke en Osorno".

Consultado sobre si emprendería acciones contra la abogada después de ganar todas las instancias judiciales, Espinoza fue enfático: "No perderé mi tiempo en ello. Sólo lo dejo a su conciencia. Los abogados deben ser siempre éticamente profesionales. Cuando un caso no se puede ganar porque está prescrito, lo sano es decirle la verdad a la gente”. “A nuestra oficina llegan muchas personas que pagan abogados por causas que no tienen ninguna posibilidad de ganarse desde el punto de visto jurídico. Eso duele, porque muchas veces es gente humilde engañada. Unos pocos "malos” abogados dañan el prestigio de una hermosa profesión. Respecto a la señora Llauca, no me pronunciaré de nuevo. Ya dije lo que pensaba y espero que ella en el futuro actúe profesional y éticamente de buena forma. Si es así, jamás tendrá un problema conmigo", concluyó el diputado.


Fuente: Prensa Fidel Espinoza

Compartir en Google Plus