Ley de Etiquetado les mueve el piso a las lecheras que importan leche en polvo y quesos

· Iniciativa desnudaría cuáles son los quesos hechos pasar como nacionales, cuando en realidad provienen del exterior, y qué productos se elaboran con leche previamente deshidratada, tanto en suelo chileno como en el exterior. Watts acusó que se trata de una barrera para arancelaria que dificulta el uso de la leche importada en sus productos.

Mucho movimiento se ha generado luego del reportaje de País Lobo que develó que un altísimo porcentaje de los productos lácteos consumidos en Chile se elaboran tanto con leche nacional como extranjera reconstituida, como asimismo, que buena parte de los quesos que se hacen pasar como nacionales son en realidad extranjeros, a los cuales únicamente se les lamina y luego envasa con nombres criollos.

Ya el 3 de abril, Fidel Espinoza se hizo cargo de la denuncia de País Lobo, presentando un proyecto para transparentar cuáles son los quesos extranjeros y dejar más visible cuáles son productos hechos con leche reconstituida –materia prima secada y luego “revivida” con agua- y cuáles son no reconstituidas y envasadas en origen, tras el proceso de pasteurización.

La iniciativa de Espinoza fue refundida esta semana con el proyecto presentado en agosto del año pasado por el diputado Javier Hernández, el cual apuntaba en la misma dirección, lo que de inmediato hizo que las marcas Watt´s, la neozelandesa Soprole y Nestlé reaccionaran activando un intenso lobby ante las autoridades para evitar que se le haga evidente al consumidor, cuáles son los quesos que son hechos pasar como nacionales cuando en realidad provienen del exterior y qué productos se elaboran con leche previamente deshidratada, tanto en suelo chileno como en el exterior.

“La verdad es que nos hemos complicado, porque las plantas han contactado para señalar que los productores que les entregan leche, pagarán las consecuencias en caso que esta ley vea finalmente la luz, ya que se les afectarán fuertemente los ingresos por la diferenciación”, explicó a País Lobo un productor que conoce de cerca el avance de la discusión desde marzo a la fecha.

En la Comisión de Agricultura del pasado martes, el gerente de Desarrollo de Watts, John Neary, fue lapidario: “les quiero recordar que la mayoría –de los productos- son producidos en el extranjero. Por ejemplo, las cajas de laminado de queso son de Canadá y se tardan seis meses en hacer un cambio”, indicó para reflejar parte de la dificultad que tendrán para cumplir con el etiquetado que propone el proyecto. Asimismo, aseveró que al tener que mantener determinada cantidad de proveedores para cumplir con una determinada cantidad de leche de determinadas zonas, se afectará la libertad de movimiento entre plantas de los agricultores, un argumento que no fue comprendido a cabalidad por los diputados presentes en la sesión.

Finalmente, Leary indicó que una normativa de este tipo sería una barrera para arancelaria bastante fuerte, “una traba injustificada al uso de la leche importada” y finalmente, aseveró que “la denominación de origen de la leche podría ser mal usada en materias de marketing, generando una eventual competencia en la que se indique que el producto de una zona es mejor que otra”, en una indirecta pero muy clara alusión a Colun que proviene de la misma empresa que la acusó de “competencia desleal”, por el hecho de ser cooperativa.

QUE NO LES TOQUEN EL QUESO

Isabel Lyon, gerente de Sustentabilidad de Soprole, indicó que la iniciativa no debe ir en contra del Codex Alimentario de la FAO que establece que el queso puede ser elaborado en base a leche o productos obtenidos de la leche.

“Lo otro que queremos mencionar que está dentro de este proyecto es el tema de la leche reconstituida y el queso. Nosotros creemos que si el queso está hecho con una parte de leche pura que ha sido reconstituida a partir del polvo, no es correcto que ese producto se vuelva algo que imite al queso, porque sigue siendo un producto 100% en base a leche, por lo que no debería existir esta distinción sobre queso símil”, concluyó Neary.

Compartir en Google Plus