Economista advierte que una eventual huelga en Escondida impactará fuertemente en el crecimiento

El académico de la Facultad de Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago de Chile, Víctor Salas, afirma que de concretarse la paralización anunciada por el sindicato de la minera, las proyecciones para la actividad económica pueden volver a situarse en el rango de 3,5%. Esto, considerando los efectos que se generaron con esta medida en 2017, lo que se sumaría a la rebaja en la nota crediticia para el país y el cierre de diversas empresas.

Un 84% de los socios del Sindicato número 1 de Trabajadores de Minera Escondida resolvió aprobar la realización de una huelga en rechazo a la última oferta de la empresa, que contemplaba un bono de término de conflicto de $18 millones.

Para el economista y académico de la Facultad de Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago de Chile, Víctor Salas, una paralización como esta puede provocar importantes consecuencias para la actividad económica del país.

“Las expectativas de que la economía crecía enormemente se van a ver muy afectadas. El crecimiento no será del orden de 4% o 4,5% en un año. Una huelga en Escondida echa al piso esas proyecciones, en tasas más inferiores, de alrededor de 3,5%, dependiendo de cuánto dure la huelga”, sostiene. Según el FMI, el crecimiento en 2018 iba a ser de 3,8 por ciento.

Salas basa esta proyección en las consecuencias que tuvo la paralización de los trabajadores de la misma empresa en 2017, donde la medida de presión se extendió por más de 40 días, provocando que el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) se contrajera 1,3% en febrero, su peor nivel desde 2009, y el minero cayera 17,1%.

Finalmente, concluye que una situación negativa como esta se sumaría a otras noticias también adversas para la economía nacional, como la rebaja en la clasificación de riesgo de Chile, efectuada por Moody’s, o el cierre de empresas como Iansa, en Linares, y Pastas Suazo, entre otras.

“Los ejecutivos de la minera, pese a la huelga, terminaron obteniendo ganancias el año pasado, porque el precio del cobre terminó subiendo. Ahora, deben estar esperando hacer un contrabalance, esperando un cierto precio del cobre, conveniente para ellos, lo que es grave para el país, pero no para la empresa”, advierte.

Fuente: Cristóbal Miranda

Compartir en Google Plus