Daniela está aburrida y apurada - Entiende Tu Cuerpo Podcast 15

Hola, soy la psicóloga Magdalena Mohr. Trabajo en mi consulta particular haciendo psicoterapia enfocada a trabajar el autoestima en mujeres. Me apasiona acompañar a mujeres a descubrirse y a ser la mejor amiga de si mismas.

psicóloga Magdalena Mohr
Hoy veremos el caso de Daniela, una joven de 30 años que sufría de ansiedad e insomnio.

Daniela llega a mi consulta animada y exaltada. Parece que se hubiera tomado tres tazas de café. Me cuenta que decidió consultar la semana anterior, mientras lloraba en el baño de la oficina de su trabajo. Su jefa la había retado injustamente y la rabia la consumía. Junto con frustración, temor e impotencia. Pero empecemos desde el principio para entenderla.

Daniela estudió Ingeniería comercial, hace cinco años trabaja como analista contable en una importante empresa de retail. Al principio se sintió entusiasmada y honrada por la oportunidad laboral. Se sentía orgullosa de poder tomar decisiones dentro de una empresa grande, incluso podría decir que le resultaba emocionante. Con los años su entusiasmo fue decayendo. Fue notando que el trabajo lo hacía cada día de forma automática, ya no constituía ningún desafío. Siente que entrega su vida a un trabajo que no le retribuye en nada. Se ha dado cuenta que se está levantando en la mañana con un tedio, desgano y aburrimiento. La rutina y falta de proyecto de vida la tiene aturdida e irritada. Me dice: "Todo me da lata... es como que las cosas más chicas me da rabia hacerlas, me parecen estúpidas e irrelevantes".

En este contexto, las críticas de su jefa, por detalles de poca importancia, le irritan, porque desearía poder tener más responsabilidad en su trabajo.

Pablo, con quien pololea hace cuatro años, le propone hacer un emprendimiento de pastelería. Siempre le ha gustado cocinar, y ha soñado con tener su propia pastelería. Con su pololo han estado ahorrando con ilusión para este proyecto, y él la anima con realizarlo, pero ella lo ha pospuesto con numerosas excusas, ya que teme fracasar y enfrentar riesgos económicos. Hace tres meses cumplió 30 años, lo que le ha hecho cuestionarse muchas cosas, y sentirse más presionada por cambiar. Me dice: "siento que los años pasan rápido, que el calendario te empuja, que no tenemos infinito tiempo. No quiero perder mi vida en un lugar que me tiene amargada. Mi pololo me dice que tengo que atreverme pero la sola idea me da vértigo y náuseas. No me atrevo a soltar la seguridad económica que tengo ahora".

-------------------------------------------
¿Viste esta nota?↓
Trata tu cuerpo como tratarías a alguien que amas
https://www.paislobo.cl/2019/06/psicologia-podcast.html
-------------------------------------------

Me cuenta que piensa todo el día en esto, de forma ansiosa, tiene pensamientos repetitivos y acelerados buscando encontrar soluciones a sus cuestionamientos. Esto le genera fatiga mental, baja en su ánimo y la deja aún más pasiva e inhibida frente a la toma de decisiones. Varios días se despierta a las 4:30 am pensando en estos temas, analizando posibles soluciones, da vueltas en círculo, sin llegar a nada.

Durante el día está todo el día corriendo, tratando de lograr cosas. Si no llena su agenda logrando varias tareas, se siente estancada y fracasada. Esto la aleja de un diálogo consigo misma.

Daniela estaba viviendo insomnio de despertar precoz producto de un cuadro ansioso.

Iniciamos un proceso de psicoterapia buscando comprender y explicar sus síntomas a la luz de su historia.

Le muestro a Daniela que está siendo motivada por el miedo, sin estar conectada con sus deseos más auténticos. El miedo la empuja y paraliza al mismo tiempo. La hace pensar incesantemente, lo que la desgasta y aleja de un diálogo sincero consigo misma. Tiene un deseo por controlar, ya que percibe una falta de control en su propia vida. Le digo que si quiere tomar control sobre su vida primero tiene que bajar el ritmo, parar. Recién ahí podrá tener control sobre su vida. Lo otro es una ilusión de control pero solo la deja más estresada y sin lograr nada.

No por hacer más trámites, llamadas, enviar más correos, significa que voy a lograr algo. Muchas veces ese incesante "hacer cosas" es una manera de evitar enfrentar decisiones importantes y de enfrentar lo que realmente nos estresa. Preferimos mantener nuestra mente agotada y cansada antes que enfrentar el vértigo que nos da cambiar nuestra vida.

También le digo, que al querer enfrentar un cambio tan grande como iniciar un negocio de pastelería, es normal que se bloquee y paralice. Aparecen resistencias que la hacen sabotearse y evitar avanzar en sus sueños. Para poder empezar a tomar decisiones que la acerquen a sus sueños, debería dividir su meta en pequeños desafíos, porque al enfrentar la idea de dejar su trabajo e iniciar una pastelería desde la nada, parece una meta demasiado intimidante.

Le digo que tiene que parar, le propongo empezar a meditar, le enseño a hacerlo. Disfruta del silencio mental. Me dice que se siente maravilloso, ya que continuamente sentía ruido en su mente, muchos pensamientos agolpados, rápidos, como una radio acelerada.

Le doy la tarea de hacerlo en su casa. Me dice que no alcanza a hacer los ejercicios ya que está muy ocupada. Le digo que si se siente tan ocupada que no puede darse esos minutos de autocuidado, con mayor razón necesita apartar tiempo para meditar. Muchas veces ese "estar ocupada" es una ilusión que nos aleja de las ocupaciones y decisiones que son realmente relevantes para mejorar nuestra vida.

Por otro lado el aburrimiento es una emoción que surge para ocultar otras emociones como la rabia, miedo o frustración. O sea, lo que en apariencia 'no nos importa' o nos parece tedioso, en realidad es algo que nos genera emociones intensas que queremos evitar. Por ejemplo, Daniela está molesta en su trabajo. No quiere estar ahí. No quiere realizar ninguna de las tareas que le asignan, no quiere imaginarse trabajando ahí en los años que sigan, pero tampoco se imagina enfrentando el temor de emprender. Siente rabia con su jefa y consigo misma, se culpa por no salir de ahí. Hay mucho más a la base que el aburrimiento.

Le recuerdo que para avanzar tiene que parar. Le planteo la siguiente pregunta:¿Por qué quieres hacer una pastelería?

Analizamos la motivación real detrás de ese proyecto, que tiene relación con su sueño, con usar sus talentos, con la alegría que siente cuando cocina algo rico y lindo y puede compartirlo con el resto. Con la alegría que siente al ser anfitriona y servir. Con su profundo deseo de vivir de un emprendimiento personal en que se sienta protagonista.

La única manera que logres dejar tu trabajo y empezar algo propio es que te conectes con la motivación auténtica del deseo de seguir lo que quieres. Alimentando el miedo no lo lograrás, solo inventarás más excusas que te mantengan "a salvo" de tu miedo. Seguimos practicando meditación, tarea que incorpora como práctica cotidiana.

Daniela empezó a abrir un diálogo consigo misma que le permitió escuchar sus motivaciones reales detrás de sus proyectos, estas voces la impulsaron a atreverse.

Los dejo invitados para próxima semana, donde veremos el caso de Carolina, quien sufre por timidez que no le permite cumplir con las exigencias de su trabajo.

Mas de entiende tu cuerpo: https://www.paislobo.cl/search/label/Entiende%20Tu%20Cuerpo