Marta se siente fea - ETC 29

psicóloga Magdalena Mohr
Hola, soy la psicóloga Magdalena Mohr. Trabajo en mi consulta particular haciendo psicoterapia enfocada a trabajar el autoestima en mujeres. Me apasiona acompañar a mujeres a descubrirse y a ser la mejor amiga de si misma.


Hoy quiero contarte acerca de Marta, quizás aprendas algo con su historia. Marta llega a mi consulta pidiendo ayuda por bajo ánimo e incomodidad con su cuerpo. Llega derivada por un médico, quien le recomienda psicoterapia para ayudarla a mejorar la ansiedad que la hace comer en exceso. Tiene sobrepeso. Esto la hace sentirse incómoda consigo. Me habla bajo, evitando la mirada, como pidiendo perdón. Juega con su pelo, queriendo evadirse. Ha aprendido a hablar y a estar sin ocupar espacio y sin llamar la atención.

Es profesora de historia, vive con su madre. Su padre falleció hace cuatro años.

Dice sentirse triste y desganada. Siempre ha sido “de pocos amigos”- dice- prefiriendo leer o jugar videojuegos. Tiene algunas amigas que conoció en la universidad, pero siente “una flojera tremenda cuando piensa en salir de la casa.” El trabajo la deja extenuada. Aún así, disfruta enseñando historia, tema que le apasiona. Disfruta también con la conexión que tiene con los alumnos que participan harto en su clase.

Su vida transcurre en general entre la monotonía de la soledad, la molestia del sueño y frío durante las mañanas, el agote de pensar continuamente en estrategias para sentirse mejor y bajar de peso, y su poco ambicioso deseo de llegar a su casa a dormir. Conversando se da cuenta que los mejores momentos de su semana son cuando mira su teleserie y come cosas ricas. Al darse cuenta de esto cambia su expresión facial, se pone más derecha, y me da a entender que quiere cambiar eso.

Me dice que siente vergüenza de su cuerpo, le incomoda sentirse dentro de el, saberse dentro de él, y percibir que la están mirando. Busca vestirse de manera que disimule lo más posible su cuerpo. No le gusta arreglarse.

Al mismo tiempo, no imagina su vida sin comer en exceso pan, galletas, helados, y chocolates. Después de todo, ha empezado a buscar su principal fuente de placer en la comida.

Se encuentra desconectada de su cuerpo y emociones.
-------------------------------------------
Servimaq
⚠¿Viste esta nota?⬇
Loreto se quiere enamorar - Podcast ETC 27
https://www.paislobo.cl/2019/08/loreto-soltera-se-quiere-enamorar.html
-------------------------------------------

Comienzo conversando con ella primeramente acerca de la relación que ha establecido con su cuerpo. Reflexionamos acerca de lo hostil y agresivo que es hacia si misma avergonzarse de su cuerpo y vivir con culpa por él. ¿Cómo no sentiría tristeza y deseos de no sentirse? Le pido que se observe y se sienta esta vez con la intensión de respetarse y apreciarse. Con gratitud y respeto, y afán de reconciliarse con su cuerpo. Ha estado por muchos años viviendo como si su cuerpo fuera algo separado de si misma, que la molesta recordándole su vergüenza, haciéndola sentir hambre, teniendo que ejercitarlo cuando no quiere. En oposición a su cuerpo, su mente se ocupa de contar calorías, planificar rutinas de ejercicios, planificar comidas, comprar suplementos para bajar de peso, leer del tema, entre otras cosas que la agotan y alejan de si misma y de lo que realmente le está doliendo.

Al pedirle que me cuente acerca de sus relaciones de amistad me comenta que no siente ganas de juntarse con gente, ya que es algo que la cansa. Al indagar en que le pasa cuando sociabiliza me dice que siente timidez. Esta misma vergüenza que siente con su cuerpo la acompaña también en esta área. El rechazo hacia su cuerpo es un rechazo hacia si misma. Hay continua culpa por “ser de una forma equivocada”. Como es más doloroso ver y sentir nuestra propia inseguridad, es más cómodo culpar de nuestra molestia al cuerpo. No hay permiso para aceptarse.

Me dice que se siente sola y que eso le duele, la entristece. Comer le da alegría. Le digo que es comprensible que no pueda dejar ciertos alimentos, ya que le dan la alegría que no recibe de las relaciones de amistad. Mientras comer sea el mejor momento de su día, cambiar su manera de comer sería muy difícil. Intentar insistentemente comer menos no sirve, porque el problema es más profundo. Hay que cambiar la manera de pensar y de sentir. Comer de cierta manera es el resultado de nuestra forma de sentir, de cuan queridos nos sentimos, cuanto nos satisface nuestra vida, cuanto placer nos generan nuestras actividades cotidianas.

Le propongo que empiece a ser más amable y compasiva consigo misma, que se tome tiempo para observarse y conversar consigo misma. También le propongo que desarrolle relaciones de amistad. Vive pensando que si está más flaca su vida será más feliz, será más querida y las cosas mágicamente se ordenarán. Busca la felicidad en un lugar equivocado.

Se siente sola y aburrida. Porque evita el contacto con personas y las situaciones nuevas. Me dice que no tiene energía de hacerlo. ¡Obvio que no la tiene! Su soledad y baja autoestima la tienen encerrada en una rutina “parche”, tiesa e inhibida. Hay que romper ese circulo vicioso de manera consciente, entendiendo que saldrá de su casa a construir su vida. Esto no le restará energía, sino que se la entregará. Es en el contacto con el mundo que encuentra energía para soñar, tomar decisiones, reconocer sus propias ideas y compartirlas.

Marta hace el cambio que considero más importante. Entiende que la percepción que tiene de si misma al sentirse fea, tiene relación con su inseguridad personal y dificultad de vincularse con otros, junto con una falta de desarrollar intereses y expresar sus ideas. Al hacerse cargo de su forma de sentir puede ver una salida a las emociones que le duelen. Empieza a hacer planes para desarrollarse y vincularse con otros.

------
Me gusta mucho hablar de cómo a veces nos desconectamos del cuerpo, nos molesta, y lo tratamos mal. También creo que hay maneras de mejorar eso. Me da pena ver gente que se siente sola, y cree que no hay solución para eso. Muchas veces no se entiende el nexo entre la soledad y el comer en exceso. Espero te pueda ser útil. Muchas gracias por acompañarme. Nos vemos en el próximo capítulo, en que trataremos la historia de Camila, quien sufre de depresión.

Puedes seguirme en mi cuenta en Instagram y Facebook que es magdamohr_psicologa, donde escribo de temas parecidos. Me encantaría saber que piensas acerca de estos temas y tener un diálogo contigo. También puedes escribirme a mi correo magdalena.mohr@gmail.com.

Me despido con un abrazo.
------


Más de Entiende Tu Cuerpo en
https://www.paislobo.cl/search/label/Entiende%20Tu%20Cuerpo