Los chilenos, menos dispuestos a trabajar en el extranjero

Sólo un 50% de los chilenos se trasladarían de país para trabajar frente al 80% que se mostró dispuesto a hacerlo en 2018.

La pandemia COVID-19 ha impactado fuertemente en la movilidad laboral. Sólo un 50% de los chilenos está dispuesto a trasladarse a otro país por motivos de trabajo, frente al 80% que lo veía como una posibilidad en 2018. Las preferencias también han afectado a los lugares elegidos para reubicarse: Actualmente Canadá es considerado el principal destino laboral. De esta forma, Estados Unidos ha perdido su estatus como el lugar preferido para trabajar tanto para los chilenos como para el resto del mundo.

Estos son sólo algunos datos de una nueva encuesta de Boston Consulting Group (BCG) y The Network, realizada a casi 209.000 participantes de 190 países, entre ellos, Chile. El estudio, titulado “Decoding Global Talent, Onsite and Virtual”, muestra que la pandemia ha tenido un gran impacto en las actitudes de las personas hacia el trabajo en el extranjero, reduciendo en general su interés e inclinándolos hacia los países que han hecho el mejor trabajo para contener el coronavirus.



Disminución de la movilidad

Sólo un 50% de los chilenos están dispuestos a trasladarse a otro país por motivos de trabajo, lo que supone un descenso considerablemente frente al 80% de los trabajadores de Chile que lo señalaron como una posibilidad en 2018. Este porcentaje es mayor en Chile entre los jóvenes (61%) y las personas con alta cualificación (54%).

A nivel global, alrededor del 50% de las personas están dispuestas a trasladarse a otro país por motivos de trabajo, según la encuesta de este año. Eso supone una disminución del nivel de disposición desde el 64% de 2014 y el 57% en 2018. En casi todos los países del mundo fue transversal la coincidencia de que ahora hay un menor interés a reubicarse laboralmente.

“El COVID-19 ha dificultado la movilidad mundial, con restricciones de entrada en numerosos países, lo que hace que la gente sea más cautelosa. Las políticas restrictivas de inmigración tampoco han favorecido las reubicaciones internacionales”, señala Cristián Carafí, Managing Director & Partner de BCG. “A ello hay que sumar el auge del teletrabajo: muchas personas piensan que el avance en sus carreras ya no depende de su movilidad, sino que pueden hacerlo desde su país de origen”.

Destinos preferidos

Canadá es el destino favorito de los chilenos, por delante de Estados Unidos, tal como ocurre a nivel global. A partir de ahí las preferencias de los chilenos difieren del resto del mundo. España aparece como el tercer país para trasladarse por motivos laborales, seguido de Australia y Nueva Zelanda. Alemania, Argentina, Brasil, Italia y Reino Unido completan el top 10 de destinos laborales preferidos.
“Las preocupaciones sobre la respuesta inicial al coronavirus en Europa contribuyeron a una disminución de muchos destinos anteriormente populares, como España o Italia, que ya no están en el top 10 global. En el caso de los trabajadores chilenos, pareciera que la gestión de COVID-19 no fue un factor tan determinante como para el resto de los encuestados a nivel global a la hora de elegir un destino laboral, manteniendo varios países europeos entre sus preferencias, así como países de América del Sur como Brasil o Argentina”, explica Cristián Carafí, Managing Director & Partner de BCG en Chile.
En cuanto a Chile como destino laboral, ocupa el puesto 85° a nivel global, mejorando con respecto al 112° que ocupó en 2018. De los países de la región, Argentina aparece en un lugar más destacado: 43°, si bien ha experimentado una caída con respecto a 2018, en el que se ubicó en el puesto 27. Colombia también está delante de Chile: es el 71° y cae desde el 42° en 2018. En cambio, Perú se ubica por detrás de Chile, en el lugar 113° y bajando desde el 64° de hace dos años.

Una nueva forma de movilidad

Si bien ahora hay menos voluntad de arriesgar y mudarse a un país extranjero, la encuesta muestra un alto nivel de entusiasmo por el modelo de permanecer en el país de origen mientras se trabaja para un empleador extranjero. En el caso de los trabajadores chilenos el 75% se muestra dispuesto a trabajar remotamente para un empleador en otro país. Este porcentaje es mayor que el 57% global. Cuando la pregunta es sobre el trabajo internacional remoto, Estados Unidos cambia de lugar con Canadá y vuelve a ser el número uno, coincidiendo las preferencias de los chilenos con las mundiales.

La apertura general al trabajo virtual es especialmente alta entre los trabajadores en los campos de la tecnología de la información y digital. El 71% de las personas con experiencia digital o analítica dijeron que estarían dispuestas a trabajar para una empresa sin presencia física en su propio país. También lo hizo el 67% de las que tienen experiencia en TI y tecnología. Entre las personas con masters o mayor grado, la disposición también fue alta: alrededor del 62%.

El informe describe los desafíos que enfrentan las empresas al ofrecer empleo internacional remoto, incluida la integración cultural y la obtención de visas, y destaca algunas de las primeras soluciones.

Los datos recopilados para “Decoding Global Talent, Onsite y Virtual” brindan información sobre las actitudes de los trabajadores por género, edad, nivel educativo, nivel de habilidades digitales y posición en la jerarquía laboral. Estos datos serán el núcleo de dos informes más que BCG y The Network publicarán en los próximos meses como parte de la investigación de este año. El segundo informe se centrará en los nuevos modelos de trabajo a raíz de COVID-19, y el tercero explorará los cambios en las perspectivas y expectativas profesionales de las personas.

El informe completo puede consultarse en la web de BCG.


Comunicado de Prensa / Fuente: Proyecta Comunicaciones