¿Sabemos qué tan súper ricos son los súper ricos?

¿Qué tan súper ricos son los súper ricos?
¿Sabe cómo funciona el famoso ranking de Riqueza de Forbes que mide a los más acaudalados del mundo? En País Lobo le contamos cómo.

Supongamos que usted es dueño de una casa y un auto, las cuales compró en $30 y $5 millones, respectivamente. Pasados unos meses, un tasador independiente dice que su casa vale ahora $40 millones y su auto $7 millones. Inmediatamente después de ello, el ránking Forbes informaría que usted es un 34% más rico. La pregunta es… ¿dispone de más liquidez en el mismo momento en que la revista informa que usted es más rico? No, porque la liquidez -dinero disponible en su bolsillo- no es lo mismo que patrimonio -las cosas que usted tiene-. Usted sólo verá el dinero cuando venda su auto y su casa y no tenga techo donde cobijarse ni auto para movilizarse.

Ahora vamos a los ejemplos más grandes. Si por ejemplo, uno de los satélites del multimillonario Elon Musk explotara en un lanzamiento, las acciones de su empresa caerían, al menos por un tiempo y Forbes automáticamente dirá que es menos rico que lo que era antes del lanzamiento… Sin embargo, ¿lo es en realidad?


Veamos a continuación un ejemplo nacional. En diciembre de 2020, Forbes dio a conocer que el grupo Luksic, que controla Antofagasta Minerals, CCU y Banco de Chile, cerró 2020 con un alza de 84,2% de su fortuna. Esto se explicaba porque en marzo de 2020, la fortuna de los Luksic estaba avaluada en US$10.800 millones, mientras que en diciembre ascendió a US$19.800 millones. ¿Cómo ocurrió eso? El precio del cobre hizo que las acciones del grupo en Antofagasta Minerals subieran a más del doble, pero mientras no venda esas acciones, y todo indica que no lo hará, los Luksic no dispondrán en su bolsillo de ese dinero, así como usted no dispone del supuesto nuevo valor de su casa y auto cuando estos suben de precio.

Usted dirá, entonces, ¿Dónde está el dinero físico del que disponen los Súper Ricos? De lo que producen sus empresas y no del monto en que están valorizadas. Así las cosas, podría darse la paradoja de que alguien con un patrimonio interesante genere ingresos mínimos. ¿No lo cree? Los ejemplos están muy a la mano en esta zona. Hoy, una hectárea de campo en las regiones de Los Lagos y Los Ríos puede llegar a valer unos 15 millones de pesos -incluso más-. El propietario de un predio de la Agricultura Familiar Campesina -según Indap 19 hectáreas- tiene por lo tanto un respetable patrimonio de $300.000.000. Hace sólo cinco años, sin embargo, sus hectáreas costaban $200.000.000, por lo tanto, Forbes dirá que la riqueza de este pequeño agricultor creció 33%. ¿Su calidad de vida mejoró en ese tiempo? No: su trabajo sigue siendo de subsistencia, a no ser que decida hacer “líquido” su patrimonio, vendiéndolo.

¿Cuánto podrían financiar al Estado los ricos?

En 2018, a partir del análisis de los datos de Bloomberg, se pudo determinar cuánto tiempo podrían funcionar los gobiernos del mundo si sólo se financiaran con la riqueza de los más acaudalados de cada país.

El cálculo se hizo en la línea de los debates actuales: ¿Qué pasaría si cada Gobierno se quedara sin recursos y los activos del ciudadano más rico fueran liquidados y donados a dicho Gobierno para evitar que cierre oficinas y agencias?

El resultado sorprende: la Fortuna de Jeff Bezos, fundador de Amazon y el que a esa fecha era el hombre "más rico de EE.UU." según Forbes, alcanzaba apenas para 5 días de funcionamiento gubernamental. En el caso de la riqueza de los Luksic, si el Estado chileno expropiara todos sus bienes y los vendiera, podía financiar en 2018 sólo 90 días de operación del Estado.

Jack Ma, la decimosexta persona más rica del mundo, con 47.800 millones de dólares, podría salvar al Partido Comunista de su país durante apenas cuatro días.

Lo llamativo es que, en Chile, la moción parlamentaria que establece una reforma constitucional para fijar un impuesto a los “más ricos” utiliza como fuente al ranking Forbes, que en el fondo es un entretenido ejercicio periodístico sobre la base del valor teórico y momentáneo de las acciones en la bolsa, como si se tratara de un registro real de dinero disponible para ser usado, olvidado que es únicamente dinero “potencial” que solo se puede tener en realidad si previamente se hace la venta del patrimonio.

Fuente: Editor PL