🚗Alza en la demanda de autos usados tras llegada de Covid 19 al país

🚗Alza en la demanda de autos usados tras llegada de Covid 19 al país
La mayor seguridad que brinda un vehículo en términos de prevención de contagio, sumado al bajo precio que presentan este tipo de modelos en comparación a los 0 kilómetro, concretaron un alza de 6,5% en marzo.

El brote del Coronavirus ha afectado directamente a todas las industrias del mundo. Uno de los mercados con más preponderancia en el país, y que se ha visto mermado de forma importante, es el automotriz, el cual, a partir del alto precio del dólar y la contracción económica, ha visto un fuerte descenso en sus ventas de modelos nuevos.

Frente a esto, es inevitable que las proyecciones en el segmento usado hayan tenido un efecto similar. Esto fue demostrado por la Radiografía Automotriz del Mercado de Autos Usados de YapoData, centro de estudios de Yapo.cl, correspondiente al primer trimestre de 2020. En el reporte se destaca que tras el Estallido Social, periodo que se caracterizó por un estancamiento del mercado, la venta de autos usados tuvo un descenso que provocó una disminución promedio del 36%. Aún así, si bien la demanda también se vio afectada, con un una disminución de un 25% en comparación a los últimos tres meses de 2019, entre febrero y marzo se generó una tendencia inesperada.
“Entre ambos meses se observó un aumento de un 6,5%, si bien no se trata de un alza significativa es un quiebre en los registros que llevamos en YapoData. Generalmente, el movimiento de la demanda nos indicaba que desde enero, uno de los meses que más ventas registra en el año, la adquisición de vehículos usados disminuye paulatinamente hasta el ingreso de modelos nuevos, o "del año", en el segundo semestre. No obstante, entre febrero y marzo hubo un quiebre en la compra, llevándola al alza. Este efecto coincide con la llegada del virus Covid 19 al país, donde el uso del automóvil se recomienda como uno de los métodos de transporte más seguros en términos de prevención de contagio”, afirmó Claudia Castro, gerente de Clasificados de Yapo.cl.
Esta preferencia fue corroborada por Yapo.cl en una encuesta a sus usuarios incluida en el mismo reporte, donde el 66% de los consultados aseguraba que estaba dispuesto a adquirir un modelo usado a pesar de la contingencia. El aumento en la demanda provocó también una importante disminución en los tiempos de venta. Si en marzo de 2019 se tardaba 20 días en vender un auto, en el mismo mes de 2020 tomó 10. De hecho, respecto a enero y febrero de 2020 también disminuyó, donde ambos registraban 12 días de plazo.

“Hoy en día las plataformas online están siendo una alternativa bastante atractiva para los consumidores. Hemos observado una importante alza en el tráfico de nuestras diferentes verticales y la correspondiente a autos de segunda mano no es la excepción. El periodo de confinamiento que vivimos tiene un rol preponderante en este sentido, donde el menor precio que tiene un auto usado lo hace más atractivo bajo este contexto de urgencia. Asimismo, la gente no está prefiriendo dirigirse a tiendas de reventa de vehículos, utilizan Internet para contactarse con el dueño del modelo, manteniendo de mayor forma posible la distancia social”, agregó Castro.



Efectos a nivel regional

En relación al mercado específico en las diferentes zonas del país, la Región de Valparaíso se caracterizó por ser la única en registrar un alza anual en la demanda de automóviles usados. Durante los tres primeros meses del año, se adquirieron más de 2.700 unidades concretando un alza de 19% respecto al mismo periodo de 2019.

Asimismo, dentro de las regiones que concretaron alzas en la demanda en respecto al trimestre anterior, destacan Araucanía (23%), Biobío (21%), Antofagasta (15%) y O’Higgins (14%). Esta mayor cantidad de adquisiciones se concreta principalmente por el alza del dólar, divisa que se ha encontrado cercana a los $800 desde octubre pasado con el inicio del Estallido Social, y que no ha tenido mayores variaciones con el brote del Covid 19 en el país. Dicho efecto influye en la importación de vehículos nuevos, provocando un aumento en su valor, lo que hace más atractivo para los consumidores la adquisición de uno de segunda mano.

Fuente de la información: José Ignacio Monasterio - www.mgconsulting.cl