😷🇨🇱 Proponen desinfectantes que no dañen ni a las personas ni al medioambiente

Dr. Roberto Quevedo e investigador Teófilo Espinoza
Investigadores de ULagos lideran trabajo sobre el uso del ozono, luz ultravioleta y el agua oxigenada que no revisten peligro, a diferencia del alcohol, el amonio cuaternario o el hipoclorito de sodio.

Desde que la pandemia del coronavirus llegó a Chile la mayoría de sus habitantes ha intentado adquirir en mayor o menor cantidad de acuerdo a sus posibilidades, diferentes productos desinfectantes para combatir el COVID-19. A juicio del investigador del Departamento de Acuicultura y Recursos Agroalimentarios de la Universidad de Los Lagos, Dr. Roberto Quevedo, la comunidad en general está utilizando de manera indiscriminada desinfectantes como hipoclorito de sodio, amonios cuaternarios y alcohol, que si bien son efectivos para combatir el virus -indica- su uso en grandes dosis puede ser perjudicial para la salud.

Es en este sentido que el Dr. Quevedo en conjunto con el investigador del mismo departamento, Teófilo Espinoza con apoyo del programa Fitogen de la Universidad de Los Lagos y el Área Prioritaria de Investigación (API) 3, se encuentran trabajando en proponer otros elementos que son tan efectivos para el combate del coronavirus, pero al mismo tiempo, en dosis inocuos para la salud humana y para el medioambiente.
“Publicamos en una revista científica todos los estudios que se han hecho respecto al manejo de dosis del uso de componentes eco amigables al medioambiente: Ozono, luz ultravioleta y el agua oxigenada. El cuerpo humano está adaptado al ozono porque está en nuestro medio, nuestra piel está expuesta a una baja dosis de ozono. También estamos adaptados a una baja dosis de luz ultravioleta, porque sabemos que en dosis altas es perjudicial para la salud. La luz ultravioleta se utiliza para tratamientos de la piel y en el metabolismo, generación de vitamina D, entre otros. Asimismo, el peróxido de hidrógeno, o agua oxigenada se crea en la fruta y en vegetales y son degradados en el medioambiente”, sostiene.

Dosis adecuadas

Lo que proponen los investigadores que trabajan junto a sus pares de las universidades del Bio Bio, Universidad Austral de Valdivia, Universidad peruana Señor de Sipán y Universidad de Córdova, Argentina, con apoyo del programa Fitogen de la ULagos y API 3, es encontrar las dosis adecuadas de cada uno de estos elementos para poder ser utilizado no solo sobre materiales inertes, sino también sobre material biológico con el objetivo de inactivar el virus Sar-cov2 o covid 19, sin exponer a peligros ni a las personas, ni al medioambiente.
“Proponemos un estudio para buscar dosis adecuadas y saludables para las personas y para el medio ambiente de manera binaria y/o terciaria, buscando la dosis de cada uno de estos componentes para ser utilizados con el objetivo de que esta combinación sinérgica (tecnología de barrera), en bajas dosis (pero combinados actúan cada uno con mayor efectividad), pueda ser de gran utilidad, especialmente para las empresas que utilizan de manera indiscriminadas los productos desinfectantes”, apunta el Dr. Quevedo.
Estas mismas empresas que utilizan alcohol, hipoclorito de sodio o el amonio cuaternario -según el experto- deben evitar que estos productos terminen yéndose al medio ambiente (ríos, etcétera) con los costos que involucraría además de disponer de una planta de tratamiento o lo que sea necesario para tratar estos productos. En cambio, indican, los elementos que proponen no necesitan de ningún tipo de tratamiento porque se degradan solos en el medio ambiente.

Actualmente existen estudios con estos elementos que proponen los investigadores que son efectivos para desactivar a los llamados “primos hermanos” del coronavirus. Se ha verificado que estos componentes utilizados de manera única tienen su efecto y pueden desactivar al coronavirus y como además la estructura genética del COVID-19 y sus primos hermanos es muy parecida, los investigadores están seguros que su efecto es bueno para poder inactivarlo.


Fuente de la información: Loreto Ivonne Bustos Novoa - ULagos