¿Atiende por Fonasa?

Fonasa
Por Gabriel Chemsi, Magíster en Economía y Políticas Públicas - Universidad Adolfo Ibáñez

Con un 2020 azotado por la pandemia del coronavirus, la salud ha estado más que nunca en el centro de la discusión pública, dejando de manifiesto un aumento de las brechas ya existentes. En un reportaje publicado por Ciper en junio de este año, se dio a conocer que los centros asistenciales ubicados en zonas vulnerables presentan tasas de mortalidad hasta 5 veces mayor a las clínicas ubicadas en el sector oriente de la capital.

La pregunta con que titulo esta columna no tiene nada de ajeno a lo planteado, ya que para tener una mejor capacidad hospitalaria, dependemos del financiamiento, que proviene principalmente de Fonasa o del pago de las prestaciones de Isapres a las clínicas o la red pública según sea el caso.

De acuerdo a la encuesta Casen del año 2017, el 78% de la población se encuentra afiliada a Fonasa, mientras que el 14,4% está en Isapres, 2,8% en Fuerzas Armadas y de Carabineros, además de un 4,8% que no sabe o no tiene ningún sistema de seguridad social.

Considero que el sistema actual en Chile no tiene los incentivos correctos para preocuparse de la salud pública. Me gusta ocupar mi caso como ejemplo, a mi, como joven sin preexistencias y sin cargas, me conviene estar en una Isapre, tengo un plan barato que viene de mi condición y además, genero excedentes que me devuelven con cierta periodicidad. Mientras que quienes sufren de cáncer pueden estar batallando contra cuentas impagables. A modo ilustrativo, pongo el caso contrario, para un adulto mayor con preexistencias, las Isapres no lo aceptarían o el precio del plan sería altísimo, por lo que terminaría en Fonasa. Las Isapres pueden discriminar debido a que tienen facultad de elegir a sus afiliados y las tarifas que cobran no son fijas, ya que se ajustan de acuerdo a tu edad.


¿Qué pasa con nosotros a medida que envejecemos o tenemos una enfermedad grave no cubierta por las Isapres, como el VIH? Nos vemos profundamente limitados en el sistema privado y forzados a migrar a Fonasa. La decisión privada de las Isapres provoca un perjuicio a Fonasa, ya que, al cumplir un rol social, ésta acepta a todos los afiliados, sin importar edad, sexo o preexistencias.

En el sistema actual, ambos tienen distintos incentivos, Fonasa cumple un rol social y las Isapres buscan una ganancia, el problema radica en que las decisiones de estas últimas impactan directamente el financiamiento de la primera. ¿Quién financia este déficit que actualmente existe en Fonasa como externalidad de las Isapres? Nosotros, a través de los impuestos que todos pagamos. No me parece justo.

Hay otros efectos que son perjudiciales para el acceso equitativo a la salud en Chile, al existir una multiplicidad de Isapres y Fonasa por su lado, dan la opción que los médicos y clínicas puedan elegir bajo que sistema atienden. Si existiera únicamente Fonasa, no podría existir el descreme que hacen médicos y clínicas. Tomé el nombre de esta columna de una carta enviada por Laura León Moreno, profesora jubilada y publicada en El Mercurio el día 25 de agosto, donde cuenta que dada su avanzada edad, requiere mayores atenciones de salud y está afiliada a Fonasa. Desafortunadamente, para ella es normal lidiar con frases como “el Dr. No tiene convenio”. En definitiva, cada Isapre negocia con los médicos caso a caso, donde Fonasa no tiene cupo hoy en día. Si estar en Fonasa fuese la única opción, los médicos se verían obligados a trabajar bajo este sistema, alineando los incentivos por una salud pública más inclusiva.

Por otro lado, en el esquema actual de salud en Chile, existen fuertes incentivos a lo que se conoce como Integración Vertical en economía. ¿Qué implica esto en la salud? Algunas clínicas e isapres pertenecen al mismo dueño y controlador. ¿Qué implica? Que, el objetivo es aumentar las utilidades del grupo y no únicamente de las isapres. Esto lleva a que el incentivo esté puesto en aumentar el valor de las prestaciones en la clínica y a su vez, aumentar la cobertura que tiene la Isapre relacionada en dicho centro de salud. Esto conlleva a que quienes pertenecen a otra previsión (sea Fonasa u otra Isapre) y concurran a dicho centro de salud probablemente tendrán que pagar más caro.

Por lo pronto, ¿alguno de ustedes ha revisado el detalle de las coberturas de la isapre? La cobertura no es fija, sino que depende de la categoría del prestador (médico o clínica en cuestión). Donde la información está en un anexo del contrato. Les muestro acá la información de mi plan de salud en Colmena, Tahiti 4013.

¿Qué es un prestador G31? ¿Qué es una visita por Médico Interconsultor? No lo sé, pero sí soy un convencido de que cuando la información es compleja, a los ciudadanos nos cuesta mucho más tomar buenas decisiones.

En línea con lo implementado por las democracias europeas, me gustaría establecer la obligatoriedad de aportar a un fondo de salud público, proponiendo a su vez que las actuales Isapres tengan la opción de transformarse en aseguradoras complementarias.

Reformar el sistema, mejorando el financiamiento de la salud pública me parece indispensable, aportando más y así construiríamos un Chile con acceso a la salud, con menores costos y más inclusivo.

Solo así podríamos ir emparejando la cancha en un Chile donde podamos contar con un sistema de salud de mejor calidad, más informado y más inclusivo.

Fuentes:

https://www.latercera.com/nacional/noticia/casen-2017-disminuye-cantidad-afiliados-isapres-aumenta-porcentaje-poblacion-no-esta-ninguna-prevision/343052/

https://ciperchile.cl/2020/06/21/coronavirus-tasa-de-mortalidad-de-los-hospitales-publicos-metropolitanos-duplica-la-de-las-clinicas/#:~:text=El%20resto%20de%20los%20hospitales,R%C3%ADo%2C%20con%20un%2010%25.

https://www.mipp.cl/miradas/2018/07/23/integracion-vertical-y-otros-desafios-en-el-sistema-privado-de-salud/#:~:text=La%20integraci%C3%B3n%20vertical%20en%20el,relacionadas%20que%20buscan%20mayores%20ganancias.