Cáncer Infantil y el trabajo humanizado con las Familias

Por el Dr. Hans Hesse Igor, Médico especialista en Hematología y Oncología Infantil, Director HBSJO.

En Chile, alrededor de 500 niños menores de 15 años, se diagnostican con cáncer anualmente. Si bien, es una patología poco frecuente, para los pacientes que la padecen es un remezón bastante fuerte, sobre todo, para su familia. Aunque se trata de un grupo pequeño de pacientes, es la segunda causa de muerte en menores de 15 años. De los casos anuales en el país, alrededor de un 40% corresponden a leucemias, 17% a tumores en sistema nervioso central y 13% son linfomas, esos 3 cánceres corresponden al 70% de la oncología infantil; el resto se trata de tumores musculoesqueléticos, renales, de retina y canceres de células germinales, tumores que generalmente se alojan en las gónadas tanto en varón como en la mujer. Los tumores son de rápido crecimiento.

Es una enfermedad de baja frecuencia, con síntomas inespecíficos que pueden ser el inicio de cualquier enfermedad en el niño, pero cuya evolución de síntomas es bastante dramática y los síntomas se van acentuando a través del tiempo y generan el diagnóstico de un cáncer.

Los cánceres en los niños, son distintos a los adultos, primero en cuanto al origen, porque la mayoría son cánceres embrionarios o por razones genéticas; en cambio en el adulto muchos casos son adquiridos por los hábitos de vida, enfermedades adquiridas en el tiempo y también por infecciones. De alguna forma, los cánceres en niños son poco prevenibles.

Los cánceres en los niños tienen alrededor de un 75% a 78% de curación, por lo cual, los resultados son bastante buenos porque de 100 niños, alrededor de 80 (después de todo el proceso de tratamiento) logra una curación exitosa de su enfermedad.

Hay un porcentaje de pacientes que requieren tratamientos complementarios o que por la evolución de la enfermedad no tienen un proceso curativo y requieren en algunos casos trasplantes de médulas ósea como las campañas que realiza Fundación DKMS. En otros casos que no tienen opción a terapia, los menores pasan a cuidados paliativos.

De la totalidad de casos nacionales anuales, alrededor de 8 cánceres infantiles corresponden a Osorno. Estos casos son derivados a otros centros de referencia del país, como el caso de Valdivia, Puerto Montt y Santiago. Por lo tanto, el diagnóstico es bastante expedito en el sistema público. En este momento, Osorno es un centro que brinda el apoyo en el caso de algunas quimioterapias particulares, sobre todo de mantenciones, en el seguimiento y en los cuidados paliativos. A pesar de lo complejo de los tratamientos, se hacen más llevadero gracias al Programa PINDA creado el año 1988.

Si bien es cierto el niño es el principal afectado, muchas veces, dependiendo de la edad que ellos presenten, los que llevan el peso psicológico principalmente, son los padres o la familia, sobre todo, cuando son niños más pequeños. La clave es el trato humanizado, vinculado con la familia y el equipo de trabajo.

Es fundamental darle una buena acogida a la familia, a sus cercanos debe ser un trabajo que sea manejable y con las expectativas lo más cercana posible a la realidad. Hay que manejar la ansiedad, la incertidumbre, la tristeza, el dolor junto a las familias, se trata de una labor muy vinculante y de relación especial con la familia y el niño que se debe trabajar de la mano y día a día.


Fuente: marcos.lavado@redsalud.gob.cl

Clínica Alemana Osorno