El nuevo símbolo de la ciudad de Osorno, la Vaca del Bicentenario

Osorno. Cesar Pardo.

Con la instalación de la escultura de una vaca lechera y 2 terneros, en el edificio Osorno Bicentenario, ubicado en calle Bilbao esquina Freire en Osorno, el tradicional toro que está a un costado de la Plaza de Armas de la ciudad, ya no estará sólo.

Gracias a la visión del arquitecto y empresario local Raúl Ilharreguy, quien diseñó este moderno edificio de 17 pisos, incorporando al proyecto la escultura de una vaca lechera de 6 metros de largo y 3,40 metros de alto, hecha en fibra de vidrio y bronce; desde hoy la ciudad cuenta con un nuevo ícono, que refleja en todo sentido la identidad de esta zona.

El empresario Raúl Ilharreguy explicó que su objetivo al integrar al edificio Osorno Bicentenario esta escultura de grandes dimensiones y 800 kilos de peso  fue “hacer un aporte a la ciudad a través de un proyecto inmobiliario que representa fielmente la pujanza, la identidad de esta zona y en definitiva, el origen de gran parte de nuestra economía sureña, por ello esperamos se convierta en un nuevo símbolo, que sea valorado por la comunidad.

“Queremos que la gente de Osorno se sienta orgullosa y cuide a esta vaca y a sus terneros, que vienen a sumarse al conocido Toro de Osorno”, recalcó.

Como un símbolo de la vocación productiva de la Provincia de Osorno y las regiones de Los Lagos y Los Ríos, donde se concentra más del 70 por ciento de la producción nacional de leche y más de la mitad de la carne bovina que se genera en el país, esta nueva obra –a juicio del escultor Pablo Jofré, creador de la “Vaca Bicentenerio”, del toro y las esculturas del Parque Pleistocenito- “pone en valor la actividad más tradicional de Osorno como es la producción de leche y carne”.  

Sin ir más lejos, sólo hace un par de días finalizó en esta ciudad la séptima versión del Festival de la Leche y la Carne, que busca resaltar y difundir a nivel nacional, la importancia de estos rubros agropecuarios.



Compartir en Google Plus