Cómo potenciar la inteligencia en los niños (y en los adultos también)

Cómo potenciar la inteligencia en los niños
Por el Dr. Franco Lotito C.- Académico, escritor e investigador (PUC-UACh) – www.aurigaservicios.cl



Clínica Alemana Osorno

El Dr. Howard Gardner –conocido en el mundo entero por sus teorías acerca de las inteligencias múltiples– ha impartido cursos y talleres en diversos países del orbe enseñando a los padres cómo potenciar la inteligencia en los niños, entregando pautas y sugerencias con la finalidad de alcanzar el desarrollo integral de los menores. Motivado por mis estudiantes del Magíster en Administración de Empresas (MBA) de la Universidad Austral de Chile quise profundizar algo más en este tema y opté por escribir este artículo en honor a mis estudiantes.

De acuerdo con la teoría del Dr. Gardner, existen diferentes tipos de inteligencia, entre las cuales cabe señalar las siguientes: Inteligencia lógico-matemática, lingüístico-verbal, naturalista, musical-auditiva, espacial-visual, corporal-kinestésica, intrapersonal e interpersonal. Las dos últimas dan origen a la inteligencia emocional (I.E.).

Gardner y su equipo de la Universidad de Harvard continuaron sus investigaciones e identificaron otros tres tipos de inteligencia, completando un total de doce: la inteligencia existencial (pensar acerca del sentido de la vida, la muerte y la existencia), la creativa (innovar y crear cosas nuevas) y la colaborativa (capacidad para elegir la mejor opción, con la finalidad de alcanzar una meta trabajando en equipo).

El Dr. Gardner asegura, que luego de haber estudiado durante muchos años cómo funciona el cerebro humano, estaríamos aún muy lejos de poder entregar “recetas” con la finalidad de mejorar las capacidades intelectuales, ya que todos los seres humanos son diferentes entre sí y todos ellos tienen un perfil distinto de inteligencia y personalidad.

Debido a lo anterior, este eminente psicólogo, asegura que es mejor respetar la diversidad y, en consecuencia, lo recomendable es estimular en forma individual a cada niño(a) de acuerdo con las observaciones que se hagan en torno al menor, así como a los intereses, gustos, nivel de esfuerzo y dedicación que muestre el menor. A continuación, revisemos algunas de las sugerencias que hace el Dr. Gardner para potenciar la inteligencia de los niños:
  1. No proyectarse en el hijo(a): es preciso observar al hijo cuidadosamente, pero como alguien distinto a uno mismo y no ver en el niño(a) una proyección de sí mismo o de los propios gustos e intereses. Lo que importa, es fijarse en los intereses del menor y verificar para qué es bueno. Lo anterior significa que, por ejemplo, no se puede obligar al menor a aprender a tocar un instrumento porque eso sea del gusto de los padres.
  2. Disponer de materiales en casa: no es necesario gastar dinero extra para estimular al niño(a), ya que basta con cosas simples como lápices, plastilina, papeles, cajitas vacías, etc. Además, se puede estimular la Inteligencia Naturalista del niño acompañando al menor en el patio o en el parque, ya que sirven para observar plantas, pájaros, árboles, insectos, etc. Hay que ayudar al niño(a) a usar su sentido común y creatividad, ya que con una hoja de papel se puede construir un avión y resulta innecesario comprarles uno. También se puede practicar el “juego de roles”, donde el niño hace las veces de médico, de ingeniero, de profesor o de otras profesiones. Exponer a los menores a diferentes materiales, ambientes y actividades estimulan todas las inteligencias de los niños.
  3. Construir puentes: si un menor es hábil en un área, no significa que sea débil en otras. Si al menor le cuesta aprender algo en particular –como matemáticas o lenguaje– lo importante es recordarle al menor en qué cosas es bueno. También se pueden usar las aptitudes del niño en un área para fortalecer la más débil, construyendo lo que se llama “puentes de conexión”: si es bueno para la música, pero no para el lenguaje, el puente a construir es que el menor cante canciones para aprender nuevas palabras, así como el significado de las palabras aprendidas.
  4. Observar y descubrir sus habilidades: la mejor manera de identificar los intereses de un niño(a) es llevarlo a un museo para menores, donde existan diversas cosas para hacer, construir y explorar y con las cuales pueda interactuar el menor. Hay que observarlos con atención, dejar que muestren sus intereses y capacidades y, a continuación, ayudarlos a usar su inteligencia.
  5. Focalizarse en sus progresos: hay que evitar cualquier tipo de comparaciones con otros niños y si hay algo que el menor hace bien, eso hay que reforzarlo y estimularlo. Puede que el niño no sea un buen atleta, pero puede que sea mejor que otros para resolver problemas matemáticos. Si, por ejemplo, su hijo corre cien metros en un minuto y medio y otros niños lo hacen en un minuto, es probable que se frustre, pero si luego de practicar baja a un minuto y quince segundos, se sentirá muy bien, porque advertirá que ha mejorado y que puede seguir haciendo mejoras, superando obstáculos y dificultades.
  6. Buscar el balance: los colegios ponen un énfasis especial en desarrollar las dotes lingüísticas y matemáticas, por lo tanto, para quienes tienen esas habilidades, esa será una etapa fácil y exitosa de su educación, en tanto que para muchos otros puede ser un período muy frustrante y complicado. Esto no significa que los niños no deban aprender estas disciplinas, sino que lo que debe hacerse es buscar un balance entre aquello que el niño hará en el futuro –arquitecto, músico, cantante, actor, etc.– y otros aprendizajes que le permitan la adecuada realización de actividades cotidianas como leer –y comprender– un diario o un libro, al mismo tiempo que ser capaz de hacer y sacar cálculos y cuentas que son parte de la vida diaria.
  7. Beneficio de la duda: resulta ser un hecho muy peligroso decir que un niño no tiene un cierto tipo de inteligencia, en función de lo cual, es recomendable darle el beneficio de la duda y entregarle la oportunidad de hacer los ejercicios que le permitan al menor demostrar aquello que sabe y que sí puede hacer.
Reiteremos, finalmente, que un niño(a) siempre estará en condiciones de utilizar sus habilidades y talentos para reforzar otras materias que le resultan más difíciles o complicadas, por cuanto, tal como hemos señalado previamente, si al niño le cuesta el lenguaje, pero ama la música, puede usar el canto para aprender el significado de las palabras y la gramática: esa es la gran ventaja del desarrollo de las inteligencias múltiples.


Más del Dr. Lotito clic aquí.

Encuentra a Paislobo Podcast en:
Apple Podcasts
Spotify
iHeart
Google Podcasts
Deezer
Clínica Alemana Osorno