Agricultura del Sur: ¿el cuento del lobo? ¿sincerando el discurso?

El sector lácteo ha sido motivo de conversación en varias ediciones de A Riesgo de Demanda (ARDD), el programa vía Podcast de País Lobo que día a día aborda temas de contingencia y no sólo eso, también de varias notas que nos han acarreado más de un dolor de cabeza.

Pero la verdad es que aquí no hay nada extraño: no se persigue a nadie, simplemente se intenta comprender las dinámicas de un sector económico importante de la economía regional que una y otra vez se declara a sí mismo en crisis terminal desde hace unas tres décadas.

Hace algunos días, en ARDD, dije que si se observaba la baja de la masa ganadera que en los 90 estuvo sobre los 4 millones y hoy cayó debajo de los 3 millones y si eso se conectaba con que los mismos gremios del agro señalan que han desaparecido unas 5.000 explotaciones lecheras en los últimos años, pareciera que ello fuera así, pero curiosamente para mí, me llamaron por teléfono para corregirme y señalar que la interpretación de esas cifras no es correcta porque la masa ha decrecido en otras regiones y no en Los Ríos y Los Lagos, donde se produce más leche, con menos vacas, en un signo indesmentible de eficiencia.

Entonces, dije que había una luz de esperanza, pero de ahí otro hombre del sector dijo que eso no era tan así, porque los únicos que crecían eran, por un lado, los 750 cooperados de Colun que tienen un paraguas que no alcanza para todos y por otro, la empresa Manuka que tiene las espaldas de grandes inversionistas de Nueva Zelanda y Nicolás Ibáñez: el resto está estancado, o disminuyó su masa de ganado o se cambió de rubro, o arrendó su campo o lo vendió.

Lo peor vino cuando, conversando con otro productor, le dije que quizás no había caso con la leche y me contestó… “pero si en 2017 nos fue bien”… Perdón. No puedo atender tantos estímulos distintos al mismo tiempo, así es que asumiré que me han dicho la verdad y estamos en crisis, sobre todo luego de ver en la Comisión de Agricultura de la Cámara decir al presidente de Fedeleche que se retiraba del rubro, sumándose a los 5.000 que lo hicieron antes de él en estos últimos cinco años.

El día viernes, comencé a buscar en Google más datos sobre la aprobación del proyecto de Acuerdo que apoya las salvaguardias para las importaciones de leche presentado por el diputado Harry Jürgensen y, para mi sorpresa, me encontré con el mismo acuerdo aprobado, pero en enero de 2001, los mismos argumentos, casi en el mismo orden, con 17 años cuatro meses de diferencia. Me piden que no lo diga, porque eso dañaría la lucha de los agricultores y yo me pregunto si de verdad creen que desde nuestra región seremos capaces de esconder el elefante en el living de la DFL 2.

Lo más impresionante para quien no es experto en agro –algo que me hacen ver regularmente- es que me dijeron que las salvaguardias ya se han dado en otras ocasiones, como el mismo 2001, pero son un paliativo cuyo efecto dura muy poco –no más de nueve meses- y que una vez usado, no puede volver a utilizarse en cuatro años… y yo me pregunto si eso es, honestamente, mirar a la lechería con criterio, con criterio de largo plazo, digo.

Y en la carne –el otro sector de la ganadería bovina- el tema no es distinto: el precio del ternero ha caído bajo la línea de los mil pesos y en su columna de día domingo el presidente de SAGO A.G. daba a entender que veremos otro periodo de mucho sacrificio de terneros machos. ¿Donaciones a pequeños agricultores? El Estado ayudó a partir de 2015 con un Plan de Crianza que involucró más de 400 millones de pesos del Gobierno Regional que ha hecho llegar animales a un número indeterminado de pequeños agricultores de la zona.

En contraste, El Mercurio anunció que Osorno es la nueva frontera de la fruticultura del país. Ayer pasé por el camino a La Misión y a no más de cinco kilómetros de la población Quinto Centenario, una histórica familia lechera, los Schilling, plantaron cien hectáreas de arándanos que se le restan a la explotación lechera.

Insisto, no es intención de PaísLobo molestar, pero alguien puede explicar ¿Por qué el sector frutícola crece sin intervención del Estado y en silencio, en la misma zona donde la ganadería lleva décadas declarándose en crisis y haciendo denuncias a la Fiscalía Nacional Económica y al Tribunal de la Libre Competencia con acciones que no han movido en nada la aguja.

La FNE recibió denuncias desde 2011 y en 2018 dijo que no habían delitos, aunque hizo recomendaciones para mejorar la transparencia del sector, pero hizo hincapié en que la clave es que los productores se integren para comercializar su producto, repito, como lo hacen los fruteros, también insisto, en silencio y sin pedir nada. Con la esperanza de que “ahora sí”, el diputado Flores cree que esta vez tiene mejores antecedentes que todos los presentados en ocho años y decidió volver a la carga ante la misma FNE que acababa de pronunciarse sobre el tema.

Ante el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) también se presentó una demanda por parte de los lecheros, la que por distintas razones no llegó a nada. Se señala que hay un poder muy grande de los denunciados, se pone en duda la transparencia de las instituciones, soslayando que estos mismos organismos no tuvieron empacho en detectar ilícitos en el sector farmacéutico y el papel tissue… ¿no será momento de darse a la razón y asumir que si este tipo de acciones a no ha reportado nada en dos décadas es hora de probar una estrategia distinta?

Dicen que la clave de los fruteros es que establecieron una unidad productiva desde el huerto hasta los mercados internacionales, que asumieron riesgo y, como se sabe, a mayor riesgo, mayores utilidades... ¿No será tiempo de copiar el enfoque? ¿no será tiempo de dejarse de vueltas y discursos y darle paso a la asociatividad, pero la asociatividad de verdad, esa que lleva lo que se produce desde el campo al consumidor sin intermediarios? Si a los cooperados de Colun y a los fruteros les resulta en silencio la integración entre privados, pareciera que no hay razones para esperar resultados distintos de lo que ha fracasado por ya tantos años: recurrir a la FNE, el TDLC, al ministro de turno, a la Corfo, etc...

Por : Christian U. Lobo M.

Lanzada esta opinión, nos hicieron ver que Revista Campo de El Mercurio entrega algunos titulares y números que aportan al análisis.
Compartir en Google Plus