En Chile no da lo mismo donde se nace

Las enormes brechas de desigualdades territoriales en Chile son una realidad concreta. En la actualidad, el destino de las chilenas y chilenos depende en gran medida del lugar donde nacen, viven y trabajan y no tanto de sus capacidades y esfuerzo. Con esta premisa se realizó hoy [09072013] en Santiago el Seminario ‘Nueva Agenda Regional’ del programa Cohesión Territorial para el Desarrollo, coordinado por Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, donde se presentaron los diagnósticos y propuestas de expertos en materia de desarrollo económico, social y de descentralización, centradas en propuestas específicas para disminuir las desigualdades territoriales que se registran en nuestro país.

En la oportunidad, el ex Presidente de la República y Presidente de la Fundación Democracia y Desarrollo, Ricardo Lagos, realizó la ponencia ‘Una visión de futuro sobre el Desarrollo Territorial en Chile’, mientras que el subdirector de Gobernabilidad y Desarrollo Territorial de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), Mario Marcel, comentó la exposición ‘Nueva Agenda Regional’ -a cargo del investigador de Rimisp y coordinador del Programa, Julio Berdegué-, en la cual se explicaron las propuestas.

El Seminario ‘Nueva Agenda Regional’, contó también con las exposiciones de tres de los expertos convocados para elaborar estas propuestas: Jorge Rodríguez (investigador de CIEPLAN), en el área de política fiscal; Juan Carlos Feres (Vicepresidente del Directorio de la Fundación Superación de la Pobreza de Chile), en temas de pobreza y desigualdad territorial; y Gonzalo Delamaza (Director del Centro de Investigación Sociedad y Políticas Públicas de la Universidad de Los Lagos), en relación al fortalecimiento de las capacidades regionales.

Los diagnósticos de los expertos y las cifras abordadas por ellos en la elaboración del proyecto ‘Nueva Agenda Regional’ de Rimisp revelan, por ejemplo, que las movilizaciones de Magallanes, Freirina, Quellón, Calama y Aysén muestran cómo el centralismo de Chile ha hecho crisis y que parte de las soluciones se basa en elaborar políticas públicas basadas en el concepto de ‘cohesión territorial’, es decir, que los habitantes de todo el país tengan similares oportunidades de desarrollo y que ningún territorio tenga niveles de bienestar por debajo de los mínimos que como sociedad consideremos indispensables. Cuando las oportunidades se concentran en pocos territorios, las oportunidades y capacidades de regiones, provincias y comunas alejadas de las grandes ciudades se ven seriamente obstaculizadas, lo cual tiene costos para todo el país, pues el desarrollo no llega a todos por igual y con ello todo el país se rezaga.

Al respecto, el ex Presidente Ricardo Lagos indicó que “el seminario Nueva Agenda Regional aborda un tema crucial para Chile: la desigualdad. Un buen punto de partida es hacer una mirada a la desigualdad que se registra en las regiones ¿Por qué todavía no da lo mismo dónde se nace en Chile? Quienes nacen en lugares humildes no tienen las mismas oportunidades que quienes lo hacen en cuna dorada. Hacer una Nueva Agenda Regional implica entonces cómo somos capaces de definir una política que permita que las regiones puedan generar igualdad de oportunidades. Ahí está la importancia de este seminario, para el debate y para que las conclusiones puedan servir para los distintos proyectos que se abren para el futuro de Chile”.

Por su parte, Mario Marcel señaló “que “Chile paga hoy altos costos por su alto nivel de centralización y pareciera que sólo crece en base a 3 ó 4 regiones, cuando podría hacerlo con 15, si cada una de ellas tuviera la posibilidad de explotar y desarrollar sus ventajas comparativas. También hay un enorme costo político, pues no se están generando nuevos liderazgos en el nivel regional a través de la elección popular de autoridades dotadas de facultades y recursos para conducir a la región”.

“Por ello, las propuestas de esta Nueva Agenda Regional me parecen viables, sensatas y necesarias. Valoro especialmente el sentido de urgencia que se le quiere dar y me parece que lo más urgente para impulsar un proceso de descentralización sustancial y sostenido son las que se refieren a la generación de espacios de consulta y participación ciudadana. La descentralización no puede ser el producto de una elite ilustrada. La descentralización orientada a la cohesión territorial puede darle un sentido al diálogo regional, traduciéndolo en acciones y resultados concretos. Para ello se necesita un traspaso sustantivo de recursos, autoridad y responsabilidad ante la ciudadanía, así como mecanismos regulares de consulta y diálogo ciudadano”.

Asimismo, la Directora Ejecutiva de Rimisp, Claudia Serrano, expresó que “el Programa Cohesión Territorial para el Desarrollo ha levantado una agenda de discusión con expertos de cada uno de los países en los que se está trabajando, acerca de las limitaciones que representa la ausencia de visión territorial de las políticas más relevantes para el desarrollo de los territorios y el bienestar de las personas. Este Programa, del cual es parte el proyecto Nueva Agenda Regional en Chile, es nuestra manera constructiva de analizar el problema, ponderar limitaciones y oportunidades y levantar propuestas en un momento propicio y estratégico para aportar a una agenda de cambio”.

La Secretaria ejecutiva del proyecto, Danae Mlynarz, ejemplificó cómo la falta de cohesión territorial se expresa en Chile: “la Región Metropolitana tiene un PIB per cápita cercano a los USD 13,700, tres veces superior al de La Araucanía. En la Región del Maule un tercio de los trabajadores recibe el sueldo mínimo, mientras que en la región Metropolitana solo el 12% está en ese mismo nivel de ingreso. El puntaje promedio de los estudiantes de la Región Metropolitana en la PSU fue de 514 puntos, mientras que en Arica-Parinacota sólo alcanzó los 467 puntos y en ninguna otra región superó los 500 puntos promedio. Estas cifras nos demuestran que en Chile no da lo mismo dónde se nace o se vive”.

Las propuestas de Nueva Agenda Regional, presentadas previamente en Antofagasta, Talca y Osorno junto a universidades y expertos locales, fueron elaboradas por: Andrea Bentancor, en Empleo; Hernán Frigolett, en Desarrollo Productivo; Ricardo Fábrega, en Salud; Miguel Crispi, en Educación Superior; Gonzalo Muñoz y César Muñoz, en Educación Escolar; Egon Montecinos, en Descentralización Política y Capacidades Públicas; Juan Carlos Feres, en Pobreza; Gonzalo Delamaza en Capacidades Territoriales; y Sergio Granados y Jorge Rodríguez, en materia de Financiamiento del Desarrollo.

Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, con sedes en Chile, Ecuador y México, es una ONG que por más de 26 años ha trabajado temáticas referidas a pobreza y desigualdad en América Latina. El Programa Cohesión Territorial para el desarrollo, cuenta con el apoyo financiero del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá (IDRC en inglés) y del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA, de la ONU) y se implementa actualmente en conjunto a una red de socios y organizaciones en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, México, Nicaragua y Perú.

Algunas propuestas de Nueva Agenda Regional

1. Elegir por sufragio popular al Intendente Regional.

2. Crear un Fondo de Convergencia Regional para apoyar a los territorios más rezagados.

3. Impuesto específico de beneficio para los municipios y para los GORE a actividades empresariales y proyectos de inversión que generen externalidades negativas en el territorio donde se ubican.

4. Desarrollar programas de formación de la dirigencia social para capacitar líderes sociales en regiones.

5. Generar información desagregada a escala regional y comunal para el adecuado planteamiento y seguimiento de políticas de desarrollo en los territorios.

6. Reformar los programas sociales de capacitación vía SENCE, a través de una oferta diferenciada para cada región, estimando regionalmente la demanda (cantidad de cupos y áreas).

7. Mejorar la atención en salud para territorios lejanos y/o aislados, con interconsultas por Internet.

8. Crear agencias locales de educación de base provincial para la administración de la educación pública.

9. Establecer una relación más estrecha entre las universidades y los procesos de desarrollo regional, involucrando a las universidades en los procesos de planificación del gobierno regional.

10. Implementar un programa de superación de la pobreza que garantice un ingreso básico a todas las personas en situación de pobreza extrema, pero donde el monto y los criterios de asignación sean territorialmente diferenciados, que además se complemente con el desarrollo de iniciativas específicas en cada región.


Claudia Bastidas R.
Periodista