Chile - Coronavirus: Y después de aplanar la curva… ¿qué? 😷🇨🇱

Chile - Coronavirus: Y después de aplanar la curva… ¿qué? 😷🇨🇱
Una cosa es “aplanar” la curva de contagio (mitigación) y otra muy distinta es evitar ese contagio (supresión). En otras palabras: ¿Se puede huir de la enfermedad? La respuesta, hasta ahora, es desesperanzadora.

A estas alturas pareciera que el concepto “aplanar la curva de contagio del Covid-19 (Sars CoV-2)”, para evitar el colapso del sistema de salud, está suficientemente comprendido por la ciudadanía, sin embargo, todo indica que se está confundiendo la baja de la velocidad de contagio con evitar el contagio, por lo que surge la pregunta de ¿qué tan posible es esto último? Al día de hoy, Chile cuenta con 434 contagiados confirmados y para entender la complejidad de esto, hay que recurrir al ejemplo italiano, que al 25 de febrero contaba con poco más de 300 contagiados y hoy, 20 de marzo, tiene 34.000 y más de 3.200 muertos, con morgues colapsadas y prohibición de realizar velatorios y funerales.

Hasta este momento, la respuesta utilizada en la mayoría de los países es el aislamiento social, sin embargo, un artículo de The Economist, publicado ayer jueves, ha planteado un tema de fondo sobre el cual no hay respuesta clara:
“nuevos hallazgos preocupantes sugieren que detener la pandemia podría requerir paradas repetidas (…) . Si el virus se extendiera, causaría alrededor de 2.2 millones de muertes en Estados Unidos y 500,000 en Gran Bretaña a fines del verano. (Expertos) concluyeron que en las economías avanzadas, tres meses de aplanamiento de la curva, incluidas las cuarentenas de hogares infectados durante dos semanas, en el mejor de los casos evitarían solo la mitad de estos. Además, la demanda máxima de cuidados intensivos seguiría siendo ocho veces la capacidad de aumento del Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña, lo que llevaría a muchas más muertes que el modelo no intentó calcular. Si ese patrón se mantiene en otras partes de Europa, incluso sus sistemas de salud con mejores recursos, incluido el de Alemania, se verían abrumados”.



DE MITIGACIÓN A SUPRESIÓN 

El artículo de The Economist establece que el enfoque de la mitigación, "aplanar la curva" –que es el que utilizan países como Chile- pueden efectivamente hacer que la pandemia sea menos intensa, por ejemplo, aislando casos y poniendo en cuarentena a los hogares infectados, sin embargo, se ha mostrado insuficiente e incluso naciones como Alemania llevan una trayectoria que apunta hacia el colapso de los servicios de salud.

Surge entonces como alternativa más extrema la estrategia de la supresión, que incluye una gama más amplia de medidas –básicamente encerrar a todos-, excepto a aquellos que no pueden trabajar desde casa, y cerrar escuelas y universidades.
“La mitigación frena la pandemia, la supresión tiene como objetivo detenerla en seco”, establece The Economist.
La supresión tiene la ventaja de que ha funcionado en China. El 18 de marzo, Italia agregó 4.207 casos nuevos, mientras que Wuhan no contó ninguno. China ha registrado un total de poco más de 80,000 casos en una población de 1,4 mil millones de personas. A modo de comparación, el grupo Imperial estimó que el virus dejado solo infectaría a más del 80% de la población en Gran Bretaña y Estados Unidos.

LA MALA NOTICIA… LA SUPRESIÓN NO ES ETERNA

El gran problema de la supresión, agrega The Economist, es que hacer desaparecer los contagios o mantenerlos a tasas relativamente bajas, deja a muchas personas susceptibles al virus. Y dado que el covid-19 ahora está tan extendido, dentro de los países y en todo el mundo, el modelo chino sugiere que las epidemias regresarían a las pocas semanas de que se levantaran las restricciones. Para evitar esto, los países deben suprimir la enfermedad cada vez que reaparece, pasando al menos la mitad de su tiempo encerrado. Este ciclo de encendido y apagado debe repetirse hasta que la enfermedad haya funcionado en la población o haya una vacuna que podría tardar meses, si es que funciona.

El artículo de The Economist concluye:
“Si la enfermedad no se vence rápidamente –los gobiernos-, se acercarán a la mitigación (aplanar la curva, que es distinto a la supresión que intenta evitar los contagios), incluso si eso provocará muchas más muertes. Es comprensible que justo ahora eso no sea una compensación que cualquier gobierno esté dispuesto a contemplar. Es posible que pronto no tengan otra opción”.

Fuente de la información: https://www.economist.com/leaders/2020/03/19/paying-to-stop-the-pandemic